Resumen

ES MOMENTO DE…Por IGNACIO RAMÍREZ SÁNCHEZ

En su columna Es Momento de...Ignacio Ramírez Sánchez nos habla sobre el hecho de que nunca es tarde para abrir la puerta al diálogo

Ixtenco, orgullo de Tlaxcala

Por el Dip. Ignacio Ramírez Sánchez

Quiero que sean mis primeras palabras para externar, con toda sinceridad, mi más genuino deseo para que todas y todos los tlaxcaltecas alcancen sus metas y logren sus propósitos personales y de familia en el año que recién inició. Hago votos porque sean la fraternidad, la unidad y la concordia los signos distintivos de 2018.

El 8 de enero de 1532 fue fundado el pueblo de San Juan Ixtenco, según cédula real emitida por el Rey Carlos V de España, participando directamente los señores don Diego Gabriel, don Juan Ponce de León, don Francisco de Barba Torres y Paredes, don Francisco Contreras y don Antonio Gómez Fabián.

Los pobladores de Ixtenco tienen el alto honor de ser el único lugar de asentamiento otomí en el territorio de Tlaxcala. Su historia ha estado llena de lucha por la defensa de sus tierras y sus costumbres. Por ello, hoy les reconocemos como uno de los municipios más importantes de la región oriente de nuestra entidad.

Visitar Ixtenco significa admirar de la construcción de su iglesia dedicada a San Juan Bautista, cuya torre tiene la fama de ser la más alta del estado de Tlaxcala y una de sus campanas la de mayores proporciones en toda la entidad. Los arcos y figuras que los vecinos confeccionan con semillas, son una muestra del talento artístico heredado desde hace cientos de años y crean maravillas en donde lo efímero parece detenerse.

 Son maravillosas las prendas que confeccionan las mujeres de Ixtenco, bordadas con chaquira de múltiples colores. Ésa ropa es orgullo y recuerdo de tradiciones e historia de muchos años. La lengua otomí, aunque con relativamente pocos hablantes, es también un patrimonio inmaterial que no se puede perder y cuyo conocimiento, uso y divulgación debe fomentarse por diversas vías.

 Por todo ello, presento a la gente de Ixtenco mi más atento saludo y mi más profunda felicitación por este 486 aniversario de su fundación. Deseo seguir sirviéndoles con eficiencia y dedicación como su representante en el Congreso, pues reconozco en ustedes gente trabajadora, deseosa de conquistar mejores condiciones de vida para sus comunidades y sus familias.

 Deseo que Ixtenco y la gente celebre muchos aniversarios más de su fundación, que no olvide sus raíces y su historia, sus costumbres y tradiciones y, sobre todo, que nunca renuncie a su derecho de mejorar.

">