Resumen

ESCALAS Y PARALELAS Por DELFINO CHAMORRO MACÍAS

Delfino Chamorro Macías en su columna denominada Escalas y Paralelas habla esta semana de cultura y transformación

El Sistema Estatal de Fiscalización

Hasta ahora hemos analizado dos de los tres componentes innovadores del Sistema Local Anticorrupción (SLA), el primero fue el Comité Coordinador (CC), el segundo es el Comité de Participación Ciudadana (CPC) y es turno del tercero, el Comité Rector (CR) del Sistema Estatal de Fiscalización (SEF).

El SEF se constituye por el Órgano de Fiscalización Superior (OFS), la Contraloría del Ejecutivo (CE) y los órganos de control interno de los Ayuntamientos, Organismos Autónomos y Secretarías del Gobierno del Estado (OCI), es decir, por al menos ochenta integrantes; el CR se conformará por siete integrantes siendo constantes el OFS y la CE, los otros cinco elementos se nombrarán de los integrantes restantes.

Sus principales objetivos serán: establecer medidas para homologar sus criterios, normas y demás políticas en materia de auditoria y fiscalización, evitar la duplicidad de objetivos, propiciar la capacitación e incorporar mejores prácticas en torno a la transparencia, rendición de cuentas y en prevención y combate a la corrupción.

Si existe un área que no ha funcionado y que se caracteriza por la simulación y el encarecimiento de la corrupción han sido las figuras que ahora constituirán al SEF.

La imagen pública desgastada que tiene el OFS y la CE, lleva a generar la hipótesis de que la constitución del SEF no va a arreglar algo, debido a que el nombramiento de sus titulares continua de la manera tradicional, la constitución del SEF es una obligación a que sesionen pero llevará años lograr una alineación sensible y útil para la sociedad. Hoy en día, las capacidades técnicas, experiencia en materia de control y fiscalización, ética y honorabilidad que se demandan en los individuos que se pretende nombrar como titulares de los órganos de control y fiscalización son fácilmente superadas por juramentos de fidelidad a su superior político.

Con las nuevas facultades que se le otorgan a los OCI y al OFS, demandan que se justifique el nombramiento de los titulares, que se alejen de negociaciones perversas para garantizar por un periodo la impunidad hacia un grupo de políticos corruptos. Este horizonte ya lo ha visualizado Caucus Anticorrupción, y tal pareciera que es más fácil implementar esta estrategia legislativa a nivel nacional que a nivel local; ojalá que esa propuesta prospere.

Comité de acompañamiento le desea “lo mejor” a los Senadores.

Como los senadores no tienen muchas ganas de hacer su trabajo, dan excusas de lo más básicas para no nombrar al Fiscal Anticorrupción solo les falta decir que no lo han nombrado porque ha llovido extraordinariamente y eso quiere decir que Tlaloc desea que se le consulte el nombramiento del Fiscal; esta actitud es muy similar al primer compromiso presidencial en 2012, EPN se comprometió a constituir una Comisión Nacional Anticorrupción y a menos de un año de su partida -gracias a Dios- no se le ve para cuando. El Sistema Anticorrupción, así como está escrito e imaginamos su funcionamiento, será usado como promesa de campaña para 2018, aun no abre la cortina y ya lo están apedreando. Si bien no es el mejor sistema, vale la pena impulsarlo. Ojalá que el 2019 sea un año para el fortalecimiento y evolución del SNA.

Aún existen dos compromisos presidenciales con Tlaxcala: el libramiento norponiente de Apizaco y equipar el centro logístico e industrial “Puerto Interior Tlaxcala”, compromisos número 244 y 245.

@delfinochamorro