ESPECTÁCULO Por GERARDO SANTILLÁN - Linea de Contraste

ESPECTÁCULO Por GERARDO SANTILLÁN

Espectáculo

Un auténtico espectáculo del miedo se ha vivido en la última semana en cuestión delictiva en Tlaxcala. Un ambiente de inseguridad e incertidumbre que ya no se puede esconder, mostrado en asesinatos a plena luz del día y con gente de por medio, cuerpos tirados, asaltos violentos, un cuasi feminicidio, un rescate tipo narco y hasta pobladores provocando destrozos a una Presidencia Municipal o una adolescente suicidándose.

Un internauta me comentada que los propios medios que reportan los crímenes, en la mayoría de los casos son quienes provocan la sicosis y crean el ambiente de que “todo está de la chingada”. Pero lo cierto es que son hechos que no se pueden minimizar ni desdeñar, menos ahora que las redes sociales están en casi todo.

Por un lado, el Gobernador el martes presentaba con bombo y platillo el avistamiento de las luciérnagas en Ciudad de México, mientras su Secretario de Gobierno y su Procurador se hacían bolas tratando de explicar la inusitada jornada violenta de los últimos días, insistiendo en que se trata de actos atípicos y que la delincuencia organizada no está relacionada.

Me gustaría creer que esto último es cierto porque deseo vivir en un lugar tranquilo, pero lo innegable es que hay bandas delincuenciales locales o foráneas que se empiezan a disputar ciertos espacios para la comisión de sus negocios, algunos lícitos y otros seguramente no tanto.

Hasta el día de la fecha, el aumento de la incidencia delictiva ya no se trata de una percepción, sino una realidad de que las calles no son tan seguras como antes. Por otra parte, es justo reconocer los esfuerzos institucionales que se hacen en las investigaciones y que si bien efectivamente muchos de esos hechos son efectos de entidades vecinas, los malos parecen siempre ir un paso adelante.

Pero sin importar que los crímenes sean por problemas familiares o personales, así como de bandas delincuenciales contra otras, la sociedad es la que está en el medio y las consecuencias pueden llevar a un inocente a estar en el lugar y momento inadecuado, o bien, alentar negativamente a otras personas a delinquir sabedoras de que hay altas probabilidades de no caer en las manos de la Ley. En las actuales circunstancias las autoridades estatales y municipales se pondrán a prueba.

Los proyectos, planes, presupuestos, declaraciones y buenos deseos oficiales no sirven, cuando no están acompañados de certeza en la procuración e impartición de justicia… pero bueno, en esta última la desconfianza está por los suelos.

De ocasión…

Y hablando del Poder Judicial, aunque la justicia federal dio palo a Héctor Maldonado Bonilla para recuperar la Presidencia del TSJE, no se ve para nada que la impartición de justicia mejore con Mario Jiménez al frente o con cualquier Magistrado que usted quiera. Su falta de credibilidad y su ansia de poder,  ha quedado por encima del interés de los tlaxcaltecas.

Hasta la próxima… @santillanazo

error: Linea de Contraste