HECATOMBE INEXISTENTE Por JUAN RAMÓN NAVA - Linea de Contraste

HECATOMBE INEXISTENTE Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Mañana se cumplen exactamente dos semanas del fuerte sismo que sacudió a todo México, en las zonas siniestradas muchos de los afectados bien a bien aún no alcanzan a entender cuáles serán los efectos que dejará esta tragedia que enlutó muchos hogares mexicanos.

Y aunque midiendo las dimensiones, en Tlaxcala muchas voces intentan, han intentado y seguirán intentando sobredimensionar este desastre natural, las redes sociales se han convertido en un formidable instrumento de ayuda, pero también, en una terrible herramienta para difundir las más absurdas versiones, los más perversos engaños que, aunque algunos son hasta risibles, causan temor.

El Gobierno que encabeza el joven Gobernador Marco Mena lo sabe, sabe que además de estar más que obligado a encarar, con prontitud y eficacia, esta contingencia, ha tenido que lidiar con esas voces que siempre y de forma sistemática, desde que ganó las elecciones en junio de 2016, se han manifestado en contra de todo y a favor de nada.

Los daños ocasionados por el sismo del pasado 19 de septiembre dejaron estragos más que evidentes en mil 4 planteles, de los dos 462 que existen en el territorio tlaxcalteca, de esas mil 4 escuelas, poco más de 500 requieren de reparaciones mayores y, en consecuencia, de una buena inversión para su rehabilitación.

Sabedor de las muestras de inconformidad y el enojó que causaron los daños en los planteles afectados, el Mandatario Marco Mena lanzó la convocatoria para emitir la alerta en Tlaxcala y con ello poder acceder a los recursos públicos provenientes del Fondo de Desastres Naturales, el FONDEN y de las prerrogativas establecidas para dicho fin producto de la Reforma Educativa.

Pero no conforme con haber abierto ambos frentes en pro del sector educativo, ayer domingo, en su cuenta oficial de Facebook, el Gobernador priísta informó de la activación de dos flancos de ayuda para agilizar las reparaciones de las instituciones educativas que registraron algún tipo de daño en sus estructuras.

De acuerdo al mensaje emitido por el Jefe del Ejecutivo, se activó el Fideicomiso de Desastres Naturales del Estado de Tlaxcala y el Fondo Extraordinario para Reparación de Escuelas, entre ambos, el Gobierno local destinará un total de 20 millones de pesos adicionales a las prerrogativas del FONDEN y de los dineros que la Federación aportará como parte de la Reforma Educativa.

Es decir, la administración menista no se durmió en sus laureles y se puso las pilas para atender oportunamente las necesidades derivadas del pasado desastre natural, porque desde cuatro frentes atenderá los reclamos de padres de familia, alumnos y personal docente, anuncio que no agradó para nada a los detractores de Marco Mena, que insisto, desde junio del 2016, están en contra de todo y a favor de nada.

Pero ¿Por qué el haber reactivado un fideicomiso y un fondo son motivo de análisis? La respuesta es muy sencilla, porque para que el Gobierno Federal libere los recursos del FONDEN, aunque de reglas claras, es demasiado tardado en llegar a sus destinatarios, porque antes tiene que haber un balance por parte de instancias gubernamentales federales, lo cual resulta tardado y, justo en ese punto, las muestras de inconformidad podrían resurgir y crecer como una verdadera bola de nieve, algo que Marco Mena no desea en lo más mínimo.

Algo similar ocurre con las prerrogativas provenientes de la Reforma Educativa, y cuyos montos oscilan entre los 25 y 250 mil pesos, dependiendo del grado de afectación que registren algunos inmuebles educativos aquí en Tlaxcala, lo cual también podría llevarse más tiempo de lo proyectado.

Marco Mena sabe que la inmediatez de respuesta hacia los padres de familia y el personal docente de las escuelas dañadas es toral para su administración, y el Gobernador no está dispuesto a que por meros formulismos o trámites engorrosos, se vaya al caño lo logrado por su administración en estos días aciagos y den al traste con la prontitud con que atendió esta contingencia natural.

Otra dato que resulta reconfortable para Tlaxcala, a diferencia de otras entidades como Oaxaca, Puebla, Morelos, Chiapas, Guerrero, Estado de México y la CDMX, es que debido a la celeridad con que se atendieron las exigencias del sector educativo, 94.4 por ciento del total de la matrícula escolar ya está en activo, es decir, sin ningún temor y con un alto grado de seguridad, los alumnos tlaxcaltecas ya toman sus clases de manera normal, o sea, más de 360 mil escolares laboran en completa calma.

Un dato más. De las dos mil 462 escuelas existentes en Tlaxcala, son ya dos mil 307 las que operarán este lunes 2 de octubre en franca normalidad, cuando las cosas se hacen bien y se trabaja de forma coordinada y en completa corresponsabilidad, los buenos resultados nunca se harán esperar.

Ojalá y eso lo entiendan quienes insisten en ver hecatombes en donde no existen, lo malo es que eso nunca ocurrirá, sobre todo si se toma en consideración que los tiempos electorales están cada vez más cerca y buscan armas político-electorales que puedan utilizar para llevar agua a su molino y, así, fortalecer su “lucha en favor del pueblo”, bueno, si el desinformar se le puede llamar lucha. Si no, que le pregunten a Lorena Cuéllar Cisneros, a J. Carmen Corona Pérez y a su hija, Sandra Corona Padilla…y corifeos que los acompañan.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de recursos. Vaya simulación que desde el Congreso dan muestra una docena de legisladores, a quienes les duele desprenderse de una quincena como parte de la ayuda a damnificados del pasado sismo. Habrá que ver qué dicen cuando llegue el momento en que busquen reelegirse, porque el pueblo no olvida, a decir verdad, muchos de ellos no tendrán cara para volver a solicitar el voto. Como dicen, está bien que mamen de la ubre, pero que no se lleven la vaca. De pena ajena.

 

error: Linea de Contraste