Resumen

Inconformidades en el PRI arriesgan la unidad

Imposiciones y negociaciones burdas, para tratar de engañar a la militancia.

Tlaxcala, Tlax, a 01 de febrero de 2018 (Gerardo Santillán).- Impugnaciones e inconformes se suman a la lista del proceso interno del Partido Revolucionario Institucional (PRI), para designar a sus candidatos a Diputados federales y locales para los comicios del 1 de julio próximo, situaciones que podrían comprometer las convocatorias emitidas para tales efectos y la propia unidad.

En  lo local, un aspirante a candidato a Diputado por el Distrito 09, presentó ante la Comisión Estatal de Procesos Internos una impugnación a la convocatoria, para demandar se reconozcan sus derechos partidarios y que se cancele o se venga abajo la convocatoria a fin de lograr igualdad de condiciones en la competencia interna.

La inconformidad fue en contra del predictamen de prerregistro al proceso interno, porque a pesar de que cumplió con el examen y capacitación aplicada por el Comité Directivo Estatal, se “violentaron mis derechos como militante, como ciudadano e impidiéndoseme continuar con el procedimiento para la postulación de candidatos, toda vez que dicho resolutivo jamás establece la causa de improcedencia efectiva, legal y constitucional”.

En lo federal, este jueves se registraron los precandidatos a Diputados federales, quedando fuera el exalcalde de Tlaxcala Capital, Pedro Pérez Lira, quien por las circunstancias se vio obligado a escribir una carta abierta a través de sus redes sociales este día.

En ella, compartió con la militancia “una profunda preocupación debido al bloqueo del que soy objeto en el proceso interno para precandidatos a Diputados federales “; calificó a la precandidata por el Distrito federal 02, Blanca Águila Lima, como “un personaje ajeno” a esa demarcación que fue inscrita y favorecida por “acuerdos perversos y lesivos a la composición de la próxima Legislatura federal”.

Afirmó que las “decisiones cupulares” tendientes al doble juego dañan al PRI y consideró que la militancia no debería ser presa de un engaño tan básico con consecuencias catastróficas, como poner a Águila Lima en un Distrito que no le corresponde y por lo tanto no tiene arraigo, lo que al mismo tiempo significa los destinos se han negociado burdamente.