Resumen

LAS DESLEALTADES DE HUMBERTO MACÍAS Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

De acuerdo a los cánones, en política, la institucionalidad es fundamental, pero la lealtad es más que primordial, es hasta obligada, y ninguno de esos preceptos parecen encajar en el vocabulario del aspirante a diputado federal Humberto Macías, a quien le da lo mismo recibir apoyos de azules, que, de los tricolores, así de ese tamaño están las ambiciones del político huamantleco por alcanzar sus aspiraciones rumbo a San Lázaro. Sin darse cuenta, ha pisado terrenos demasiado peligrosos.

La actitud asumida por el ex diputado local no solo ha puesto en riesgo sus propias aspiraciones, sino que, además, ha causado el enojo de quienes le tendieron la mano para impulsarlo en el proceso preelectoral que culminará con los comicios de julio próximo.

Me explico. Ayer un amigo me confió a detalle cómo es que Humberto Macías ha traicionado, por igual, la confianza de quienes, en un principio, buscó para que lo catapultaran en este proceso electoral, para ser más precisó, le dio la espalda al Gobernador Marco Mena, a la actual Senadora Adriana Dávila y al edil de Apizaco, Julio César Hernández.

Pero vamos por partes. En lo que se refiere al joven Gobernador Marco Mena, el político originario de Huamantla no solo traicionó la confianza que el Mandatario depósito en él para estas elecciones, sino que, además, se olvidó de sus propias palabras, cuando en su casa, le ofreció al priísta migrar del PAN al PRI y, con ello, mantener en poder del tricolor el distrito electoral federal I, con sede en Apizaco.

Humberto Macías olvidó muy rápido, casi de golpe y porrazo, la invitación que le hizo a Marco Mena para que acudiera a su casa, deferencia a la cual el joven Gobernador respondió al acudir, ahí, en ese encuentro, ocurrido hace algunos días, el panista le ofreció lealtad al priista a cambio de su apoyo, petición que aparentemente el ex diputado del tricolor aceptó con agrado.

Y es que para nadie es un secreto que cuando Humberto Macías y Marco Mena concurrieron en la pasada Legislatura, ambos trabaron una muy buena amistad, amistad que se vio traducida en algunos apoyos azules para impulsar iniciativas del criador de reses convertido ahora en ex Gobernador, Mariano González Zarur, y si alguien lo duda, pues solo basta preguntarle a Ángelo Gutiérrez, a quien el huamantleco siempre le llevo las contras.

Sin embargo y a pesar de que en esos tiempos Humberto Macías era uno de los principales detractores de la todavía Senadora del PAN, Adriana Dávila, su ansia por alcanzar una curul en el Congreso de la Unión, lo orilló a solicitar el apoyo y respaldo de la política apizaquense, quien no dudo en impulsarlo, pues una vez que fue perdiendo peso dentro de las filas de Acción Nacional, cualquier adhesión al proyecto político adrianista es oro molido, por eso no desaprovechó la petición de su correligionario.

A pesar de que lo cobijo, también le dio la espalda, y buscó el apoyo del alcalde de Apizaco, Julio César Hernández, quien ofreció poner a su disposición toda la estructura partidista que lo llevó al triunfo en las elecciones de junio de 2016, bajo ese escenario, Humberto Macías no dudo en jurar lealtad eterna al también ex diputado local.

El aspirante a diputado federal por el distrito I, a sus tres principales benefactores les presentó su proyecto político y, sin pensarlo dos veces, les ofreció ponerlo a su disposición, no obstante, no se imaginó que, así como traicionó a sus benefactores, dentro de su propio equipo de trabajo también se empezaban a cocinar traiciones en su contra.

Fue ese el motivo principal que orilló a uno de sus “colaboradores” a informar al edil de Apizaco de esta deslealtad, quien, a detalle, fue informado de la burda forma en que Humberto Macías actuó, no solo con Julio César Hernández, sino también con el Gobernador Marco Mena y con la ex candidata panista al Gobierno de Tlaxcala, Adriana Dávila. Es decir, con los tres jugaba al mismo tiempo, quiso hacer una carambola de tres bandas sin siquiera saber jugar billar.

Dicen que, en política, las traiciones y las deslealtades tienen costos demasiado altos, y Humberto Macías tendrá que pasar por esas aduanas y pagar un elevado precio, quizá el de mayor importancia sea el quedarse con las ganas de ser diputado federal, y si no, pues al tiempo.

De entrada, el respaldo de Julio César Hernández es ya cosa del pasado, difícilmente el alcalde de Apizaco volverá a confiar en Humberto Macías, de Adriana Dávila todo puede esperarse, es muy posible que esta nueva traición en su contra no le sorprenda, porque solo basta echar una mirada a la jornada comicial del 2016, cuando las deslealtades hacia ella estuvieron a la orden del día.

Quizá para Humberto Macías el último reducto sea buscar, con todo, el cobijo del joven Gobernador Marco Mena y migrar a las filas del Revolucionario Institucional, porque con esas referencias, será más que imposible que logre el respaldo de sus propios correligionarios.

Bien dicen, el que traiciona una vez, traiciona dos, ese será un estigma que el político huamantleco difícilmente podrá sacudirse de cara a las elecciones de julio próximo, ese será el precio de las deslealtades de Humberto Macías.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de panistas. Un verdadero Waterloo viven los diputados panistas Juan Carlos Sánchez García, mejor conocido como el SAGA y la ex priísta y neo panista Guadalupe Sánchez Santiago, quienes están enfrascados en una verdadera lucha intestina por alzarse con la candidatura a una diputación federal por el distrito III. Aparentemente y por cuestiones de género “la pintita” se estaría alzando con esa representación, dejando así en el camino al SAGA. Esa sería la buena noticia para la ex diputada federal, la mala es que, de darse, el panismo de esa demarcación la dejaría totalmente sola, como cuando intentó ser la candidata del PRI al Gobierno de Tlaxcala y, en consecuencia, ese distrito estaría más que perdido para el PAN y sus aliados. Habrá que esperar a ver que dice el SAGA en la conferencia de prensa vespertina que ofrecerá este jueves. Lo dicho, en todos lados se cuecen habas.