Resumen

LOS UNGIDOS Por JUAN RAMÓN NAVA

Por PRONTO rompen Mariano González Zarur y Marco Mena

Sin duda que el pasado fue un fin de semana bastante movido, no solo por la salida de Margarita Zavala del PAN, hecho que convulsionó al PAN, sino porque además se dieron varios hechos, y mire Usted si no. Se concretó la alianza entre el PAC-MORENA y el PT, surgió parte de una lista de nombres de quienes serán los aspirantes a una candidatura al Senado y al Congreso de la Unión y, de paso, se rompieron ilusiones de algunos suspirantes.

Pero vamos por lo más importante, el clan de los Ortiz al final se salió con la suya, les pintaron su raya a panistas y perredistas, y así, literal, los dejaron chiflando en la loma, porque al final, vendieron muy, pero muy caro su amor a MORENA y al PT, claro que de la mano de Silvano Garay Ulloa, incondicional de Serafín Ortiz Ortiz.

Y juzgue Usted si no, el nombre de Serafín Ortiz Ortiz estará en las boletas electorales, pues así, sin tanto ruido y si de forma sigilosa, logró hacerse de la candidatura al Senado por la primera fórmula y bajo el cobijo de su propio partido, del PT y de MORENA.

Quién lo diría, el ex rector de la UAT desbancó ni más ni menos que al ex Gobernador de Tlaxcala, el ex priista José Antonio Álvarez Lima, quien ya se frotaba las manos y se veía como Senador, lo malo es que no pudo competir con los 50 millones de pesos que sobre la mesa puso el universitario para allegarse de esa posición.

En la segunda fórmula, irá como su compañera de aventura, la ex perredista Ana Lilia Rivera Rivera, mujer muy ligada al grupo de los Ortiz, a quien por cierto se le vincula con algunas células de la UAT, en donde tiene varios operadores políticos, muy en especial en la Facultad de Sociología.

Por el PRD, las cosas están más que definidas, pues supe que el abanderado será Alberto Amaro Corona, quien no tuvo a ningún contrincante enfrente, además, los acuerdos cupulares entre su partido, el PRD y el PAN, le convinieron siempre y en todo momento, pues panistas y perredistas pactaron que los amarillos ungieran a un hombre, y los panistas a una mujer, por ello fue que el actual diputado local se adjudicó la representación para estas elecciones.

Alberto Amaro Corona tendrá que pagar una factura muy costosa a su actual dirigente estatal, Juan Manuel Cambrón Soria, porque sin el apoyo del joven líder amarillo, las aspiraciones de sureño tlaxcalteca simple y sencillamente no hubieran prosperado. Así de sencillo.

Lo más interesante ocurrió en Acción Nacional, en donde muchos panistas vieron rotas sus ilusiones de allegarse de una candidatura, en especial todos aquellos que forman parte del grupo que comanda la todavía Senadora Adriana Dávila Fernández, el principal damnificado fue Juan Corral Mier, quien se quedó a la orilla del camino.

Y digo que Juan Corral Mier se quedó a la orilla del camino porque la menudita política, Minerva Hernández Ramos, le comió el mandado, y no solo a él, sino también a la ojiverde, Aurora Aguilar Rodríguez, quien deseaba ser Senadora, a los dos personajes, la originaria de San Damián Texoloc les ganó la partida, y va a repetir. Que tal.

A Marco Mena las cosas no parecen funcionarle bien, pues cuando su Secretaria de Gobierno se estaba acomodando, le llegó el comunicado del PRI nacional, Anabel Alvarado Varela será otra de las favorecidas en este ajedrez político, ella se va al Senado, fue la orden, creo que aquí pesaron dos personajes, muy ligados al joven Gobernador: Mariano González Zarur y Asunción “Chon” Orihuela. Tantos años de amistad no podían pasar sin pesar.

Las elecciones de 2018 serán el parteaguas de muchas cosas, porque no solo quedaron definidas las candidaturas al Senado, también las de diputaciones federales, según el acuerdo logrado entre el PAC-MORENA-PT, de tal forma que al Congreso de la Unión llegarán personajes conocidos aquí en Tlaxcala.

José de la Luz Sosa Salinas, el iletrado político ira como candidato a diputado federal por el Distrito I, Javier Potrero Tizamitl, lo hará por el II Distrito y Lorena Cuéllar Cisneros, la eterna candidata perdedora al Gobierno de Tlaxcala, se alzó como abanderada por el Distrito III.

De los distritos locales, los tres partidos acordaron que cada uno se repartiría, para a su vez merecer a sus militantes, con cinco distritos cada uno, es decir, cinco para el PT, cinco para el PAC y cinco para MORENA, y aquí surgió un nombre, el de Alejandra Ramírez Ortiz, sobrina de Serafín Ortiz Ortiz. Fue claro el mensaje, mi familia ante todo, si no, no voy. A que caray.

Porque si de familiares se trata, el líder del PT le dijo a su colega, amigo y patrón, quítate que ahí te voy, y que deja colocada a su hija, Irma Garay Loredo, si, la mocosa inverve llegará al Poder Legislativo local, o sea, la Huasteca Potosina hará presencia en Tlaxcala…como Oaxaca lo hizo en su oportunidad.

La petista sustituirá a Dulce María Mastranzo Corona, quien inútilmente buscará su reelección, y digo que será inútil su lucha porque a la cuasi panista las cosas no le pintan nada bien con la militancia del PT, porque se habla de traiciones, deslealtades de su parte, vamos, de ojetadas, y eso dejó muy molestó a Silvano Garay Ulloa, quien optó por la mejor opción, su hija. De asco la política.

Personajes como Mariano González Aguirre, Juan Corral Mier, Aurora Aguilar, José Antonio Álvarez Lima y la propia Adriana Dávila Fernández quedaron muy lejos de la raya ganadora, sus partidos, pero sobre todo, los acuerdos cupulares, les restaron méritos, muy en especial al diputado federal azul, quien nunca creció solo, siempre lo hizo bajo el cobijo de la política apizaquense, ahora tendrá que enfrentar las consecuencias de su decisión.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de consecuencias. Ángelo Gutiérrez, a quien sus amigos conocen como “El pequeño Bill” tendrá que hacer de tripas corazón y se regresará a sus rediles, La noticia de la renuncia de Margarita Zavala a las filas del PAN le caló muy hondo, tan le caló que decidió renunciar a la coordinación estatal de “Yo con México”. Tengo una pregunta. ¿Y los ideales dónde carajos quedaron? Bien dicen, con dinero baila el perro, sin dinero, baila uno como perro.