Resumen

MADRUGUETE PERREDISTA Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Mientras en el PAN se siguen haciendo bolas entre los posibles aspirantes a una candidatura, el PRD desde hace mucho tiempo le “comió” el mandando” a los azules y sin tanta alharaca, se adjudicó la primera fórmula para contender en 2018 por una senaduría, la cual, si no ocurre algo de último minuto, quedó asegurada para el todavía diputado local, Alberto Amaro Corona.

Ayer, las huestes perredistas dieron una clara muestra de que lo que les sobra a ellos, es colmillo en estos menesteres de la política, y así lo demostró Alberto Amaro Corona, quien bajo el pretexto de celebrar un acercamiento con los medios de comunicación, soltó si más ni más, que la primera formula para el Senado le corresponderá al PRD y que, por acuerdo, será un hombre quien la encabece.

Con su aparición de este martes ante la prensa, Alberto Amaro Corona, bajo el asesoramiento de su correligionario y amigo, Juan Manuel Cambrón Soria, mató dos pájaros de un solo tiro, “madrugó” a los panistas y de paso se adelanto aún más sobre su adversario, Gelacio Montiel Fuentes, quien también aspira a esa posición.

De inmediato, el aspirante amarillo tuvo eco a su posicionamiento y el líder estatal de Acción Nacional, Carlos Carreón Mejía, salió al paso para aclarar paradas y asegurar que el tema de las candidaturas aún no estaba a discusión sobre la mesa de negociaciones que mantienen los integrantes del Frente Ciudadano por México, es decir, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Sin embargo, el golpe ya estaba dado, fue contundente, demoledor y trastocó los esquemas de negociación que el dirigente del blanquiazul tenía diseñado para llevar bajo el brazo a su próxima reunión con sus colegas del partido del sol Azteca y naranja, respectivamente.

Empero, Carlos Carreón Mejía trata de hacerse el sorprendido, porque, a decir verdad, desde hace mucho tiempo, él y las dirigencias locales del PRD y de Movimiento Ciudadano, ya sabían con antelación que esa posición sería para el partido amarillo, y que sería justo un hombre quien tendría que encabezarla, y que además al PAN le correspondería la segunda fórmula para una mujer, de esa manera, el Frente Ciudadano por México cumpliría con el principio de paridad y género.

Y justo en esa parte del entramado político que se registra al interior del Frente Ciudadano por México, la disputa quedó reducida a dos mujeres, la actual diputada federal, Minerva Hernández Ramos y la ex delegada del ISSSTE, Aurora Aguilar Rodríguez, quienes lucharán por hacerse de la candidatura al Senado por la segunda fórmula.

En esa lucha intestina, las dos mujeres políticas tienen en su haber muchos pros, pero también muchos contras, de este par sus principales negativos son que Minerva, es actualmente diputada por la Quinta Circunscripción, es decir, está domiciliada en el Estado de México y no en Tlaxcala, y Aurora, la falta de un equipo que le garantice alzarse con esa candidatura, pero, sobre todo, que no goza de las simpatías de una gran parte de la militancia azul. El de ellas, será un verdadero Hándicap.

La astucia de Alberto Amaro Corona y Juan Manuel Cambrón Soria se dejó sentir y se colocaron casi en automático como orquestadores del Frente Ciudadano por México, de ahí que eso les permitirá poder negociar con un amplio margen la otra candidatura al Senado de la República, la de representación proporcional, la pluri, posición privilegiada que será también motivo de disputas, enojos, divisionismos, rupturas, esa representación será un verdadero cheque en blanco para los perredistas que, insisto, desplazaron a los panistas y a Movimiento Ciudadano.

Hace un par de semanas en este mismo espacio afirmé que lo antes escrito era un escenario que en poco cambiará en los próximos días, y si se apura y las canicas le alcanzan para seguir jugando, es muy posible que la aún Senadora Adriana Dávila Fernández pueda “colar” a su pupilo Juan Corral Mier, en la puja por esa posición, sin embargo, a como están las cosas y dado su manifiesta aversión a la coalición entre panistas y perredistas, es muy posible que la apizaquense se quede en la orilla.

Ese “vacío” político ya fue detectado por el clan de los Ortiz, que no quita el dedo del renglón y a toda costa tratará de imponer al ex rector Serafín Ortiz Ortiz como posible abanderado del Frente Ciudadano por México, solo que ni panistas ni perredistas están dispuestos a ceder a ese capricho, impulsado por el ex Gobernador Héctor Israel Ortiz Ortiz, de ahí que las puertas para entrar a esa coalición están casi cerradas para los dueños de la franquicia llamada Partido Alianza Ciudadana…y lo mismo con MORENA.

Los tiempos han empezado a agotarse, y eso lo saben a la perfección el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, de ahí que en las próximas dos semanas el PAN deberá definir si es Minerva o Aurora quien los represente en la jornada comicial federal de julio próximo, el PRD, ya con Alberto Amaro Corona prácticamente “amarrado”, tendrá que empezar a jugar sus cartas paras las candidaturas a las Senadurías de primera minoría y la plurinominal, mientras que Movimiento Ciudadano, esperará su turno, en donde Refugio Rivas Corona jugará un rol casi protagónico.

Aunque al PAN no le guste, el PRD demostró, en voz y en la persona de sus dirigentes, tener mucho mayor oficio que sus pares del blanquiazul, ahora se entiende por qué Acción Nacional de desplomó dramáticamente en las elecciones del año pasado, si no desea que con las candidaturas a diputados federales y locales le suceda lo mismo, tendrá que ponerse más ducho, ya que, de lo contrario, los perredistas podrían zamparle otro madruguete como el de este martes.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de tener oficio en las lides políticas. Parece que tanto Héctor Israel Ortiz Ortiz, como su hermano, Serafín, tendrán que ir buscando acomodo con otro partido para aliarse de cara al 2018, porque con el Frente Ciudadano por México y con MORENA, las posibilidades de integrarse son ya casi nulas, se les acabó esa sagacidad que los caracterizó por muchos años. Ahora tendrán que esperar a ver qué resulta de las pláticas que a nivel nacional sostienen los líderes de MORENA, PT, Nueva Alianza y Encuentro Social, que pretenden ir en alianza para julio de 2018. Al final, los escenarios empiezan a acomodarse.

 

">