MARA FERNANDA Y LA IRRESPONSABILIDAD DE TONY GALI - Linea de Contraste

MARA FERNANDA Y LA IRRESPONSABILIDAD DE TONY GALI

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

El lamentable y cobarde asesinato de la jovencita estudiante de Ciencias Política de la UPAEP, Mara Fernanda Castilla Miranda no solo conmocionó al país y a su familia, sino que, además, arrojó saldos negativos para el Gobierno de Puebla y, de paso, la irresponsabilidad del Mandatario poblano dejó mal parados a Tlaxcala y a sus habitantes.

Inmediatamente que Mara Fernanda Castilla Miranda desapareció aquel fatídico viernes 8 de septiembre, el Gobernador de Puebla, José Antonio Gali Fayad, mejor conocido como Tony Gali, se dio a la tarea de «investigar» el paradero de la joven universitaria, y de acuerdo con sus “pesquisas” en automático dijo que Mara Fernanda Castilla Miranda había sido trasladada a Tlaxcala, y dejó entrever que una de las líneas de investigación apuntaba a la posible trata de personas.

La ligereza de sus declaraciones obligó a que de inmediato su homólogo tlaxcalteca, Marco Mena saliera al paso y desestimará tales aseveraciones, incluso, pidió al Mandatario poblano actuar con mesura y responsabilidad en torno a sus afirmaciones, algo que no cayó muy bien en el vecino Estado de Puebla, sobre todo a Tony Gali.

Y es que con sus irresponsables declaraciones, Tony Gali no solo colocó a Tlaxcala en el ojo del huracán con el tema de la trata de personas, que no trata de blancas, como indebidamente lo han estado manejando en las redes sociales de Facebook y Twitter, sino además, incitó, quizá sin proponérselo, a una campaña de odio en contra de los tlaxcaltecas, para muestra de ello está el atroz ejemplo de quien dice llamarse Mónica Kuri, de Nuevo León, quien sin miramientos, en su muro de Facebook “posteó” “Haz patria. Mata un tlaxcalteca, porque además de feos, son unos delincuentes” lo que generó indignación entre la sociedad tlaxcalteca…y con justa razón.

Creo, desde mi humilde opinión, que la estupidez de las escaleras eléctricas, del político bufón que quiso imitar a un personaje ficticio y esta aberración de odio hacia los tlaxcaltecas, carecen de toda justificación, el pueblo de Tlaxcala es mucho más que eso, sin embargo, el hecho de que Tony Gali haya abordado el tema de la trata, lastimó sin razón al pueblo de Tlaxcala, insisto, de forma injustificada, porque sus aseveraciones las hizo totalmente fuera de contexto y a modo de justificación tras lo ocurrido en territorio angelopolitano.

Antes de abrir la boca, Tony Gali debería ofrecer una disculpa al pueblo de Tlaxcala, a su homólogo Marco Mena, ofrecer una explicación a las mujeres poblanas el por qué su administración se ha negado a emitir una alerta de género, como lamentablemente ocurre en Tlaxcala, y por qué nunca dio la cara por el caso de Mara Fernanda Castilla Miranda y solo se dedicó a twitear los avances en las investigaciones de ese infame asesinato.

Sin embargo, el tema de la trata de personas y el nombre de Tenancingo, salieron a relucir en este penoso caso, las afirmaciones del Gobernador de Puebla dieron en el blanco y los cibernautas de otras entidades como Puebla, Veracruz, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Tamaulipas, Nuevo León, Querétaro y Estado de México, principalmente, relacionaron sin una justificación de por medio, el asesinato de Mara Fernanda Castilla Miranda con ese rubro.

Ojalá y este lunes, cuando en Puebla se realice una manifestación en contra de la violencia contra las mujeres y por el artero asesinato de la estudiante, originaria de Xalapa, Estado de Veracruz, Tony Gali aproveche la ocasión para admitir su error y aclarar que el cuerpo de Mara Fernanda Castilla Miranda nunca salió de Puebla, que el crimen se cometió en esa entidad y que el asesino no es tlaxcalteca, sino originario del Estado de Nayarit, aunque esto último poco importa y resulta irrelevante, pues por un sujeto como ese, no se puede generalizar a toda una sociedad, porque en todo lados hay gente buena y gente mala, así de fácil.

Pero más allá del error en que incurrió el Mandatario de Puebla, las autoridades de la vecina entidad ahora están más que obligadas a investigar la confiabilidad de las empresas de transporte “seguro” UBER y CABIFY, porque con el asesinato de la jovencita veracruzana quedó demostrado que ambas compañías no están exentas de actos criminales como el perpetrado por el supuesto asesino Ricardo Alexis N. y ojo, digo que es supuesto, porque de acuerdo al nuevo sistema de justicia penal, nadie es culpable hasta que se le demuestre lo contrario, algo que mucha gente aún no alcanza a comprender.

La sicosis provocada por el asesinato de Mara Fernanda Castilla Miranda obligó a las mujeres de Puebla a lanzar una campaña denominada #VivasNosQueremos que consiste en realizar llamadas telefónicas a activistas feministas para brindar hospedaje nocturno a mujeres que por alguna razón tengan que transitar a altas horas de la noche, la campaña consiste en un transporte de mujer a mujer para evitar ser víctimas de algún posible delito.

De hecho, a raíz de la muerte de la estudiante de Veracruz y ante la creciente ola de feminicidios en el estado de Puebla retomó fuerza y presencia la modalidad del transporte femenino denominado Laudrive, que es auspiciado por mujeres, quienes transportan de forma segura a las féminas que requieran de un taxi seguro.

Todo eso es lo que Tony Gali no ha dicho, ni lo dirá porque no le conviene a su administración, por ello, en lugar de enlodar el nombre de Tlaxcala y el de los propios tlaxcaltecas, debería atender los reclamos que en su propia tierra las mujeres le hacen ante el incremento de asesinatos y violencia en contra de mujeres. Ojalá y el caso de Jimena González, jovencita de apenas 17 años de edad, tenga un mejor desenlace.

De paso, el Gobierno de Tlaxcala debería tomar nota de lo que aconteció en Puebla, porque aquí, en esta parte del territorio nacional también existen graves pendientes, como la desaparición de la menor Karla Romero Tezmol, quien lleva más de un año sin saberse de su paradero y del esclarecimiento del vil asesinato de Patricia Reyes Ríos, quien fue muerta a manos de su ex pareja apenas la semana pasada.

Lo cierto en todo este asunto es que el daño causado por la irresponsabilidad de un Gobernador ya está hecho, y se haga lo que se haga, se diga lo que se diga y se escriba lo que se escriba, no podrán devolverle la vida a Mara Fernanda Castilla Miranda ni quitar el lacerante dolor que se causó a la familia por su cobarde asesinato.

Ojalá y ambas entidades busquen los mecanismos de coordinación para poner un alto a todo tipo de violencia contra las mujeres, las autoridades tienen una asignatura pendiente en ese rubro; definir diagnósticos reales que permitan combatir de forma eficiente cualquier tipo de violencia.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de feminicidios. Ojalá y en esta ocasión, el Gobierno que encabeza el joven Mandatario Marco Mena, atienda la petición de emitir en Tlaxcala, como también lo exigen para Puebla, la alerta de género que demandó la agrupación Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio. Sería muy conveniente que la administración menista sopese esa posibilidad y no espere a que ocurra en suelo tlaxcalteca un caso como el de la desafortunada Mara Fernanda. Por el bien de Tlaxcala sería bastante conveniente emitir dicha alerta, pero, sobre todo, por el bien de las mujeres.

 

error: Linea de Contraste