Resumen

MARCO MENA: SUS ENROQUES Y EL PODER Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

En una ocasión, el ex Gobernador Alfonso Sánchez Anaya, en una reunión privada que sostuve con él, me dijo sin miramientos “Juan Ramón, el poder se ejerce, sino, entonces para que soy el Gobernador…” y me quedaron muy claras sus palabras. Hoy, Marco Mena reafirma esa frase y sin más ni más, lanzó un claro mensaje a sus adversarios, a sus detractores…y a sus propios correligionarios, el que manda, el que tira línea, el que marca la pauta y el que dice ahora cómo serán las cosas, es él, nadie más.

Y no sólo eso, aunque pareciera lo contrario, sobre todo por la designación de Anabel Alvarado como nueva Secretaria de Gobierno, el Mandatario Marco Mena empezó a desprenderse del cordón umbilical que todavía lo ata al criador de reses convertido en ex Gobernador, Mariano González Zarur, pues dejar en el camino a Ubaldo Velasco por la dirigencia estatal del PRI, es una clara muestra de su distanciamiento con su antecesor, es un asunto que se ha tomado con mucha, pero mucha seriedad.

Marco Mena ya pasó a otro nivel, ignoro si desde siempre lo supo o apenas le cayó “el 20”, pero ahora, el Gobernador adoptó la actitud de un Gobernador, dejar sentir el peso de su poder y de sus decisiones, porque la renuncia de Florentino Domínguez a la Secretaría de Gobierno no fue obra de a casualidad, no, esa fue una decisión que salió desde el propio Palacio de Gobierno la misma tarde del pasado viernes.

La salida de “El Profe”, como al propio Florentino Domínguez le gusta que le llamen, obedeció a un plan meticulosamente elaborado por Marco Mena y sus asesores, todo con miras a las elecciones federales del 2018, de cara a ese proceso comicial, el Gobernador no podía dejar cabos sueltos, y el PRI de Tlaxcala es uno de ellos.

Muchos que aspiraban a dirigir los destinos del Comité Directivo Estatal del PRI se quedarán con las ganas de hacerlo, entre ellos, al ya desgastado Ubaldo Velasco, hombre de todas las confianzas de Mariano González Zarur y el actual diputado local, Arnulfo Arévalo, uno más del corral marianista, pues con la decisión de Marco Mena, la suerte de ese partido está ya decidida, “El Profe” Florentino Domínguez será el nuevo líder del tricolor, les guste o no les guste a muchos.

La decisión de Marco Mena es, hasta cierto punto, entendible, pues tiene la marcada intención de colocar en esa posición clave a un hombre de todas sus confianzas, no hay que olvidar que el Gobernador y Florentino Domínguez trabaron una fuerte amistad desde el Congreso de Tlaxcala, cuando el actual Mandatario era el líder de la banca tricolor y el ahora ex Secretario de Gobierno, el vocero, así de simple.

Florentino Domínguez dejó un boquete muy grande en la administración menista, porque nadie duda de su capacidad como operador político, conoce el mapa de Tlaxcala, Marco Mena lo sabe muy bien, pero al final el Gobernador decidió cruzar el río y jugar su propio juego. El estado de Tlaxcala está en relativa calma, ese fue el factor que motivó al Gobernador a tomar tamaña decisión, porque si no fuera así, si hubiera signos de ingobernabilidad o focos rojos, difícilmente “El Profe” hubiera salido de la SEGOB.

Además, Marco Mena no podía permitir el arribo de priístas ajenos a su proyecto, mucho menos el alfil de Mariano González Zarur, el apizaquense Ubaldo Velasco, de tajo, el Gobernador empezó a desgarrar las fibras umbilicales que todavía lo atan a su antecesor, y si alguien piensa lo contrario, sobre todo tras la designación de Anabel Alvarado como la nueva encargada de la política interna de Tlaxcala, está muy, pero muy equivocado.

Aunque Anabel Alvarado en su tiempo fue el “dedo chiquito” de Mariano González Zarur, hoy, la cuasi ex diputada federal demostró que en política, la amnesia es un mal que pega con todo a quienes forman parte de la clase política local, muy a pesar de lo que pudo haber ocurrido en el pasado, la joven política pasó también a otro nivel, de la noche a la mañana se convirtió en la segunda de abordo en el Gobierno menista y en consecuencia, la incondicional de Marco Mena.

Muchos dudan que la todavía legisladora federal tenga los arrestos para dirigir la política interna del Gobierno de Tlaxcala, pero no hay que olvidar que ella, cuando estuvo al lado de Mariano González Zarur, aprendió las mañas del apizaquense, pero sobre todo, que esa cercanía le permitió conocer muy a fondo las entrañas del poder estatal.

Con ambos enroques, Marco Mena no solo dejó sentir todo el poder de sus decisiones, sino que también, entre líneas, dejó claro que en las elecciones federales del 2018, él y su partido irán con todo y por todo, y que en el PRI, nadie más que él manda, no hay más lecturas, el poder político, administrativo y financiero en todo su apogeo.

Son dos ya los momentos claves que Marco Mena ha superado sin sobresaltos y que marcaron lo que será la conducción del Gobierno de Tlaxcala en los siguientes años; que el poder lo ejercerá él y nadie más, la primera vez que lo dejó en claro fue con la designación de su gabinete, a muchos no gustó, pero lo hizo, y salió avante, el segundo, mandar a Florentino Domínguez como su ariete en el PRI, tampoco eso habrá de gustar a muchos, pero así son las cosas, el poder es para ejercerse, guste o no guste diría Alfonso Sánchez Anaya.

Por la forma en cómo se conduce el PRI, ese partido es digno de todo un tratado y un estudio muy profundo, tanto sociológico como antropológico, porque a pesar de que muchas de las decisiones en el tricolor son cupulares, la militancia las acepta y las acata sin remilgos, las decisiones de Marco Mena no serán la excepción, habrán de seguirse puntualmente y al pie de la letra. Es cierto, el poder se ejerce.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de decisiones. Me enteré que en un lapso de 15 días, el Gobernador Marco Mena habrá de revelar la identidad de quienes serán sus nuevos colaboradores. La tercera entrega de los nuevos nombramientos habrá de darse de forma escalonada, y no en bloque, como las dos primeras ocasiones. La conclusión del Plan Estatal de Desarrollo será el parteaguas que habrá de marcar el inicio de muchas cosas…pero la conclusión otras más. Se avecinan tiempos y escenarios interesantes en la política local.

 

 

">