Resumen

MARIANO Y LOS ENCARGOS DE MEADE Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Ayer, cerca del mediodía tuve la oportunidad de charlar con un personaje muy ligado a la política local, al PRI y al ex Gobernador Mariano González Zarur, y de acuerdo con lo expresado por el priísta, el criador de reses que gobernó a Tlaxcala podría ser ungido como candidato a una Senaduría por el partido oficialista, sobre todo por la estrecha relación que tiene con el ahora aspirante a la precandidatura del tricolor a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña.

Me dijo que, si ese escenario se llega a cristalizar, la candidatura del ex Mandatario pondría a más de uno con los nervios de punta, cambiaría muchos escenarios y opacaría la actuación de quien en su momento fue su pupilo, me refiero al joven Gobernador Marco Mena.

De hecho, el actual líder del priísmo tlaxcalteca, Florentino Domínguez Ordóñez, no ve con malos ojos que su amigo y promotor para llegar hasta donde está, o sea Mariano González Zarur, pudiera ser el abanderado del Revolucionario Institucional en la contienda por un escaño en el Senado de la República.

Quien me contó tamaña barbaridad me explicó, con peras y manzanas que Mariano González Zarur ha estado moviendo ciertos hilos de la política para tal fin, “si no me crees, entonces te pregunto ¿qué hacía Mariano con el Jefe Diego, con Carlos Romero Deschamps y con el ex Gobernador de Aguascalientes, comiendo allá en México?” fue el cuestionamiento que me soltó a bote pronto.

Y como olvidar esas imágenes que dieron la vuelta al país, en donde cuatro comensales en un restaurante de la CDMX departían alegremente, me refiero a Mariano González Zarur, al panista Diego Fernández de Ceballos, al líder petrolero Carlos Romero Deschamps y al ex Gobernador hidrocálido, Carlos Lozano de la Torre.

Sin embargo, al parecer, a Mariano González Zarur no le importa en lo más mínimo ser candidato a Senador, de hecho, de buena fuente, me enteré de que al criador de reses más que una Senaduría, le importa cumplir con su palabra de mantenerse alejado de la política…pero de Tlaxcala, no la nacional, donde las apuestas son mucho más elevadas.

El ex jefe del Ejecutivo estatal ya tiene otras aspiraciones, prefiere estar en las ligas mayores que malgastar su capital político en infiernitos, y vaya que sí, porque ayer me enteré de que el virtual candidato del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade tiene considerado incluir a Mariano González Zarur en su proyecto de Gobierno.

Tan es así, que desde que fue “destapado” como aspirante a la candidatura del tricolor, José Antonio Meade la ha delegado varios “encargos” muy, pero muy especiales al político tlaxcalteca, los cuales por supuesto, ya empezó a ejecutar, entre ellos, garantizar la plaza de Tlaxcala para el ahora ex Secretario de Hacienda.

Pero la decisión de incluir a Mariano González Zarur en los planes gubernamentales de Meade Kuribreña no son fortuitos ni producto de la casualidad, no, el hecho de ya ser considerado como uno de los hombres más cercanos al aspirante presidencial está basado en la estrecha amistad que mantienen Mariano González Zarur y Dionisio Meade y García de León, la cual se remonta a más de 40 años de relación.

Esa amistad entre el padre del futuro abanderado tricolor y el criador de reses se ha visto reflejada en muchas ocasiones y en muchas circunstancias. Y miren si no, a finales de 2015 y principios de 2016, la delegación de la Sedesol estaba más que “apartada” para Mariano González Aguirre, actual diputado local e hijo de Mariano González Zarur, sin embargo, el todavía titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se opuso a esa designación, pero fue benevolente con la unción de Mariana González Foullón, hija también del ex Mandatario tlaxcalteca.

Un ejemplo más. José Antonio Meade fue el principal testigo en la boda de Mariano González Aguirre, y no solo eso, sino que, además, en la Plaza México, en las corridas de toros, las familias González y Meade han departido alegremente, pues no solo los une esa sempiterna amistad, también su gusto por la fiesta brava es más que evidente.

Juana Cuevas, la esposa de Meade, también comparte afinidades con los González, y una de sus debilidades son los llamados árboles de la vida, ese hobby entre ambas familias, la orilló a pintar un cuadro con ese motivo, el cual fue su obsequio de boda a Mariano González Aguirre, porque hay que recordar que además de ser economista egresada del ITAM, la que podría ser la Primera Dama de México también es pintora.

Todo ese escenario es el que rodea a Mariano González Zarur y a José Antonio Meade Kuribreña, ahora se entiende por qué poco le importaría alzarse con una candidatura al Senado por parte del tricolor. El criador de reses ha puesto la mira demasiado alto, y si las cosas siguen como hasta ahora, no hay duda de que el tlaxcalteca podría, en caso de que gane el PRI las elecciones presidenciales de 2018, estar fácilmente despachando desde alguna Secretaría.

Aunque sus allegados lo niegan, de algo estoy seguro, que el diputado local Mariano González Aguirre también podría salir beneficiado con las relaciones que, a nivel nacional, mantiene su padre, empero, si algo hay que reconocerle al Becerro de Oro, como fue bautizado por el desaparecido matador de toros Rodolfo Rodríguez, “El Pana”, es que por todos los medios ha tratado de que la sombra del ex Gobernador no pese sobre su naciente carrera dentro de la política local.

En consecuencia, no será ni tendrá nada de extraño ver al ex Gobernador Mariano González Zarur “placeándose” por Los Portales de la ciudad capital, o sosteniendo reuniones de café en algunos puntos en donde su presencia no pase nada desapercibida, porque lo que más le interesa en estos tiempos electorales es dejar sentir su poder, y más aún, su cercanía con los hombres del poder, como es el caso de Meade. El poder también se presume. ¿A poco no?

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de proyectos políticos. Tal y como lo consigné en este espacio, los candidatos y compañeros de fórmula rumbo al Senado de la República por el Frente Ciudadano por México serán Alberto Amaro Corona y Minerva Hernández Ramos, me dicen que entre ambos buscan consensar la posición en las boletas electorales. Esa será la fórmula que enfrentará al PRI y a MORENA en julio de 2018. El PRD y el PAN tendrán que echar toda la carne al asador para tratar de conciliar intereses con aquellos que se quedaron en la orilla. Lástima Margarito…será para la otra, tendrán que argumentar Carlos Carreón Mejía y Juan Manuel Cambrón Soria. O sea, ambos se sacaron la rifa del tigre.

 

">