Resumen

MORENA: LA OTRA CARA Por JUAN RAMÓN NAVA

Hoy, en su entrega Juan Ramón Nava nos habla En Corto, sobre la visita de AMLO a Tlaxcala y qué es lo que hará

Nada ni nadie pudo parar el maremoto llamado MORENA, en los comicios de julio pasado, la franquicia de López Obrador arrasó con sus oponentes, a poco más de dos meses de ese terremoto político, hoy los adversarios de Movimiento Regeneración Nacional no están afuera, por el contrario, se encuentran enquistados en esa nueva burbuja de poder político que envuelve a todo el país.

Si, aunque parezca un contrasentido, MORENA, al menos por el momento no tiene adversarios en la arena política nacional, y también en el terreno local, el canibalismo político se asemeja en mucho a lo que sucedió cuando el PRD se fundó en mayo de 1989.

La rebatinga entre morenistas es justificada por sus propios actores como algo natural, unos se amparan en ser los paladines de una verdadera izquierda, otros alegan el derecho de antigüedad y otro tanto se dice ser de todas las confianzas del ahora presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Esa marea llamada MORENA no solo trastocó la vida interna de la gran mayoría de los partidos políticos, sino que conforme ha ido avanzando el tiempo, empezó a carcomer a muchos de sus representantes populares, insisto, no solo a nivel nacional, sino también en lo estatal. Es decir, la puja por el poder aquí en Tlaxcala entre los morenistas, está a la orden del día.

De los actores que se han enfrascado en dimes y dirites y que van en pos de sus respectivas cuotas de poder, destacan tres personajes, que son hasta el momento los más visibles y, por consecuencia, los más susceptibles a un desgaste político con miras al 2021.

Me refiero a Joel Molina Ramírez, Marta Palafox Gutiérrez y Lorena Cuéllar Cisneros, esta última ha tenido que salir al paso para aclarar paradas y rechazar que su actuación sea una especie de Gobierno alterno al que encabeza el Peje, en pocas palabras, alega ser una humilde militante de MORENA y punto. Aja.

Los golpes bajo entre estos tres personajes han estado presentes desde hace algunas semanas, y quien dio inicio a las hostilidades entre estos tres políticos, fue justamente la ex candidata del PRD al Gobierno de Tlaxcala, pues fiel a su costumbre, utilizó y autorizó a sus testaferros, a iniciar una especie de guerra sucia en contra de Joel Molina Ramírez y Martha Palafox Gutiérrez.

Aunque lo niegue en público, a la menudita política le han tenido que llamar la atención desde la CDMX, sobre todo porque se aventó la puntada que ella sola administraría y manejaría poco más de 5 mil millones de pesos como Coordinadora Estatal de las dependencias federales, es decir, ella y sus corifeos, de ser cierto sus decires, dispondrían a su libre arbitrio casi una tercera parte del presupuesto anual de Tlaxcala. ¿Qué tal?

Justo por ese motivo es que, desde las oficinas centrales de MORENA, tuvieron que frenar a Lorena Cuéllar Cisneros en su intento de emprender una gira de agradecimiento por el estado de Tlaxcala, y, además, le prohibieron la concreción de movimientos multitudinarios, claro y evidentemente para su lucimiento personal.

Ese error le costó a la aspirante a Gobernadora, caer de la gracia de muchos cuadros morenistas, pero muy en especial, el que encabeza Joel Molina Ramírez y Leticia Ramírez, mujer de todas las confianzas de AMLO y designada por el presidente electo, como la encargada de toda la atención ciudadana de lo que será la nueva presidencia de la República.

Otro factor que cayó como balde de agua fría sobre los hombros de Lorena Cuéllar Cisneros, es la virtual designación de Joel Molina Ramírez como Coordinador de los programas federales en el distrito I, es decir, ambos adversarios políticos estarán en las mismas condiciones de igualdad, solo que el todavía líder estatal de MORENA cuenta con el respaldo de los Senadores Ana Lilia Rivera y José Antonio Álvarez Lima, de este último, es su suplente. Casi nada.

Con Martha Palafox Gutiérrez, las diferencias políticas se remontan desde la jornada electoral de junio de 2016, cuando ambas mujeres aspiraban al cargo que hoy ocupa el joven Gobernador Marco Mena, discrepancias que se acentuarán más al momento de designar algunas direcciones dentro del Poder Legislativo, en donde el par de féminas, tienen por separado, preparadas sus respectivas propuestas: Nayeli Romero y Xicohténcatl Corona, mejor conocido como Xico.

Además, Lorena Cuéllar Cisneros cobijó y dio forma a dos entes que, ahora se saben cerca del círculo de poder de la ex priísta, y que empezaron a cometer errores y a descuidar las formas y el fondo de la política local, me refiero a Homero Meneses y a Delfino Chamorro, quienes están más que sobrados y cuajados en bastante soberbia. De continuar por ese mismo camino, a los dos aprendices de políticos su futuro les resultará poco halagador.

Lorena Cuéllar Cisneros se ha encargado de mostrar en MORENA la otra cara, y no ha dudado en lanzar ataques, vía sus personeros, en contra del Senador José Antonio Álvarez Lima, lo que ha provoco enojo en la dirigencia estatal, y muy en especial, en la persona de Joel Molina Ramírez.

La ex alcaldesa capitalina, cuando militó en las filas del Partido Revolucionario Institucional, poco a poco ha cometido una serie de errores y ha incurrido en diferentes yerros, lo cual, a la larga, habrá de significarle un serio desgaste, más si ella insiste en volver a ser candidata al Gobierno de Tlaxcala, solo que olvida que enfrente podrían surgir otros tiradores, si no, que le pregunten a Ana Lilia Rivera, sería muy interesante escuchar su respuesta.

Muchos dirán que el 2021 aún está muy lejos, pero en política, actualmente los tiempos ya no son los mismos que hace 20 años, de tal forma que cada uno de estos actores tendrá que hacer gala de toda su experiencia, porque una cosa si es cierta, los contrincantes políticos de MORENA no están afuera, están presentes en las entrañas de ese partido, y si alguno lo duda, como dirían los clásicos, pues al tiempo.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de errores y yerros. El alcalde de Huamantla, Jorge Sánchez Jasso debería ir pensando seriamente en mantener como su asesor de lujo al ahora ex Diputado Federal Ricardo García Portilla, pues el hecho de estar agradecido con él y con el ex Gobernador Mariano González Zarur por haber sido su Director de Egresos en el sexenio pasado, no le da el derecho de cometer tantos y tan marcados errores. Ojalá y se busque otro asesor, porque parece que el priísta no dio el ancho en aquella demarcación. A Ricardo García Portilla lo ocurrió lo mismo que a Carlos Bailón Valencia, simplemente perdieron el piso y perdieron gas como super asesores. Todo por servir se acaba.

 

">