MUJERES EN EL FRENTE Por MINERVA HERNÁNDEZ RAMOS - Linea de Contraste

MUJERES EN EL FRENTE Por MINERVA HERNÁNDEZ RAMOS

¿Amistades peligrosas o complicidad encubierta?
La desesperación del PRI
Luego de que la semana pasada Minerva Hernández denunciara al Gobernador Marco Antonio Mena de presionar a los alcaldes para que apoyen a sus candidatos, la respuesta del PRI no se hizo esperar; iracundo y hasta por momentos misógino, Roberto Lima apareció en escena para descalificar a la panista.
La frenética respuesta del líder formal del PRI era comprensible puesto que los señalamientos de la candidata del Frente logró exhibirlos y mostrar la desesperada estrategia del tricolor que busca por todos los medios apuntalar a sus candidatos, ante el hartazgo y rechazo generalizado que el tricolor despierta.
Empero existe también otro factor importante que ha sido poco señalado, en estas elecciones  -catalogadas como las más grandes por la cantidad de cargos en disputa- el PRI perderá por lo menos 8 de las 9 gubernaturas en juego, además de que se prevé que el tricolor vea reducida de manera considerable su presencia en el Congreso de la Unión.
Es decir, el PRI estaría al borde de una crisis de partido en donde se verían disminuidos, sin recursos económicos y con escasas posiciones políticas, en suma, una catástrofe.
Pero regresando al complicado escenario local del PRI, hay que reconocer que al partido en el gobierno le ha pesado el pésimo desempeño del Gobernador Marco Mena quien no ha podido entregar buenos resultados y mucho menos sacudirse la pesada herencia del marianismo.
Los priístas están conscientes de que estas elecciones servirán como termómetro para calificar el desempeño del Mandatario y de antemano saben que los augurios no son buenos.
Independientemente de todo, me llama la atención los argumentos esgrimidos por el líder del PRI y sus corifeos, quienes se rasgan las vestiduras, poniendo por delante la división de poderes en la entidad para desdeñar el hecho de que el Gobernador pueda amenazar a los alcaldes con sus cuentas, cuando es de dominio público que cuando así conviene a sus intereses el PRI y sus aliados logran en el legislativo lo que se proponen, o ¿no sucedió así con el Sistema Estatal Anticorrupción?
Finalmente, hay que reconocerle a Minerva que ha sido la única candidata que ha marcado agenda, la única que se ha atrevido a levantar la voz, a denunciar, a señalar, convirtiéndose en portavoz de un sector de la población harto de la corrupción oficial y del cacicazgo del PRI; que pensó que los candidatos de MORENA tomarían esta bandera se equivocó, pues colgados de la fama del Peje, han pasado inadvertidos en esta campaña.
error: Linea de Contraste