Resumen

OPACIDAD PRIÍSTA Por JUAN RAMÓN NAVA

Por PRONTO rompen Mariano González Zarur y Marco Mena

La vox pópuli no se equivoca cuando afirma que…para qué tanto brinco, estando el suelo tan parejo. Esa máxima popular bien que aplica a propósito de la entrega del Paquete Económico 2018, cuando el día de ayer, de forma innecesaria y hasta por demás sigilosa, el Gobierno de Tlaxcala entregó al Congreso local el anteproyecto financiero para el próximo año, y sostengo lo anterior, pues a la prensa local, de forma sospechosa, no se le informó de un acto relevante para los tlaxcaltecas.

Aquí, además de ser criticable la postura asumida por la representación del Ejecutivo, que estuvo encabezada por la titular de la Secretaría de Planeación y Finanzas, Alejandra Nande Islas, y por los integrantes de la 62 Legislatura, que se culparon mutuamente por este desatino, la actitud de ambas entidades resulta cuestionable, sobre todo porque en apariencia, no hay nada que ocultar.

Desde hace muchos años, el protocolo de la entrega-recepción del documento que regirá los destinos financieros del Estado de Tlaxcala, siempre había sido a puertas abiertas, incluso, se permitía a la prensa cuestionar a los funcionarios estatales sobre el contenido del Paquete Económico en turno.

Igualmente, los representantes de los medios de comunicación tenían la oportunidad de conocer las diversas posturas de los legisladores, en particular, de los congresistas de oposición. Ayer, nada de eso ocurrió y la prensa se quedó con ganas de saber más sobre el contenido del documento oficialista.

Todo ese protocolo ayer quedó en el olvido y pasó a segundo término, y pasó a segundo término digo yo, porque el Gobierno de Tlaxcala, emanado del PRI y el Congreso local, conformado por una mayoría simple del partido tricolor, tomaron la decisión de cerrar las puertas y simular una entrega que ya estaba pactada y “planchada” desde un par de días atrás.

Sin embargo, la opacidad mostrada por el Ejecutivo local y por los señores diputados, quizá no sea lo más relevante en este asunto, no, lo verdaderamente preocupante son dos cosas: primera, que por este tipo de actitudes poco transparentes, los tlaxcaltecas tendrán mucha confusión en torno a las cifras que en lo sucesivo habrán de manejarse desde el Palacio Legislativo y, segunda, que la oposición, al menos el PRD y su presidente de la Comisión de Finanzas y Fiscalización, quedaron excluidos en la recepción del Paquete Económico 2018.

O, dicho de otra forma, todo quedó entre priístas, porque los únicos diputados que estuvieron en esa “encerrona” con la Secretaria de Planeación y Finanzas, fueron Mariano González Aguirre y Arnulfo Arévalo Lara, presidentes de la Junta de Coordinación y Concertación Política y de la Mesa Directiva, de la Cámara de diputados tlaxcalteca, respectivamente, pero nunca un legislador ajeno al tricolor. Que tal, todo quedó en familia.

En las primeras líneas de esta entrega, hice referencia que tanto sigilo y tanta secrecía resultan por demás innecesarios y hasta sospechoso, pues no se alcanza a entender qué es lo que en verdad intentaron ocultar los priístas, quizá el verdadero motivo de su actitud fue dejar fuera de toda jugada al perredista Alberto Amaro Corona, presidente de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso local, a partir de esa premisa, no resultaría nada extraño que en las siguientes semanas los congresistas opositores al PRI se quejen de que no se les ha hecho llegar para su análisis una copia del Paquete Económico 2018.

¿No hubiera sido mejor que la encargada de las finanzas estatales precisara ante la prensa qué parte de los más de 18 mil millones de pesos que conforman el presupuesto para Tlaxcala en 2018 serán destinados a la remodelación, en un 70 por ciento del Estadio Tlahuicole?

¿Alejandra Nande Islas no podía haber revelado que además de esa acción, el Gobierno de Tlaxcala pondrá en marcha el próximo año el Sistema Estatal de Becas, o que la infraestructura carretera será mejorada en importantes tramos de la entidad, o que con esos recursos se fomentará la generación de mayores fuentes de empleo, o que los dineros federales servirán para el mejoramiento de la infraestructura de hospitales y centros de salud comunitarios, o que algunas partidas servirán para la modernización del esquema recaudatorio, particularmente en los municipios?, insisto, ¿entonces para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo?. ¿O no?

Habrá que esperar a ver cuál es la reacción del perredista Alberto Amaro Corona, de J. Carmen Corona Pérez, de su hija, Sandra Corona Padilla o del resto de los diputados opositores al PRI y que despachan allá en Allende 31, pero sobre todo, habrá que ver qué tanta disposición tiene la administración menista de transparentar su Paquete Económico 2018 y ver si será capaz, como lo indican los ordenamientos, de publicar en su página de Internet el desglose de todas y cada una de las partidas que conforman el anteproyecto presupuestal para el siguiente año.

Veremos de qué están hechos los diputados que conforman la actual legislatura, porque ésta será su verdadera prueba de fuego, sin duda que los principales actores de la política en Tlaxcala, especialmente los titulares de organismos autónomos, se mantendrán al tanto de todo lo que acontezca en las próximas semanas, cuando el Poder Legislativo apruebe el presupuesto para el ejercicio fiscal 2018.

No hay que olvidar ni pasar por alto que el 2018 será un año electoral en donde se renovará la Presidencia de México, el Senado, el Congreso de la Unión y aquí en Tlaxcala, la Cámara de diputados, y es muy posible que los distinguidos señores congresistas tlaxcaltecas privilegien sus intereses personales y electoreros al momento de “meter mano” al Paquete Económico 2018.

Lo que si quedó más que en evidencia, es que al menos en el Poder Ejecutivo y en el Legislativo, la opacidad sigue permeando, muy a pesar de lo que digan ambas partes, y eso ayer quedó confirmado por los del partido tricolor, ni hablar, la opacidad priísta seguirá aún en vigencia.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de opacidad y transparencia. Bajo la lupa estarán algunos diputados que tienen interés de participar en las elecciones del año próximo, habrá que ver el sentido de su votación al momento de aprobar el Paquete Económico 2018, porque algunos legisladores han optado que, en las votaciones cruciales, prefieren abandonar la sala de sesiones, ello les hace quedar bien ante los ojos de unos cuantos y se lavan las manos ante posibles críticas. No, si bien dicen, en arca abierta, hasta el más justo peca…sobre todo en época electoral…tiempos corren.