OPERACIÓN MARCO MENA Por JUAN RAMÓN NAVA - Linea de Contraste

OPERACIÓN MARCO MENA Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Al joven Gobernador Marco Mena le llevó casi un año darse cuenta que quien ostenta y detenta el poder en Palacio de Gobierno es él y nadie más, y así lo demostró a propósito de la nominación de Anabel Alvarado y Florentino Domínguez, quienes encabezarán la fórmula mediante la cual el PRI de Tlaxcala pretende volver a tener representación en el Senado mexicano.

Para nadie era un secreto que ambos personajes estaban más que perfilados para contender en los comicios federales del próximo domingo 1 de julio, vamos, como se dice en el argot beisbolístico, la postulación de la ahora ex Secretaria de Gobierno y del ex dirigente estatal del PRI era más que una “bola cantada”.

La ex titular de la Secretaría de Gobierno se ganó a pulso su nominación, y así lo dejó sentir desde el momento en que empezó a pisar a fondo el acelerador, sus contantes apariciones en eventos, principalmente en los municipios, era un signo inequívoco de que sus intenciones de participar en las elecciones federales estaban más que firmes.

Tampoco hay que olvidar que a diferencia de Rosalinda Muñoz y Ricardo García, Anabel Alvarado fue la única que, desde San Lázaro, se disciplinó al proyecto enarbolado por Marco Mena, ese hecho, influyó en demasía en el ánimo del Mandatario tlaxcalteca, quien no dudo en incorporarla a su gabinete, y le concedió nada más y nada menos que la responsabilidad de la política interna de Tlaxcala.

De Florentino Domínguez, toda la clase política, en especial la priísta, también sabía que el “Profe”, como le gusta que le llamen al ex líder estatal del Revolucionario Institucional, le aguardaba la candidatura rumbo al Senado, su fugaz paso por la SEGOB y luego su incorporación a la presidencia del PRI, por indicaciones de Marco Mena, también eran un claro mensaje para la militancia tricolor.

No hay que olvidar tampoco, que, desde el Congreso del Estado, durante la pasada legislatura, tanto Marco Mena como Florentino Domínguez, “trabaron” una estrecha relación, ambos se cubrieron bastante bien las espaldas, y eso el Jefe del Ejecutivo lo tiene muy presente.

Marco Mena supo jugar muy bien sus piezas políticas en el ajedrez tlaxcalteca, el joven Gobernador supo imponerse a sus primeros trastabilleos, y supo tejer de una manera muy fina, tan fina, que consiguió imponerse a su mentor, el criador de reses convertido ahora en ex Gobernador, Mariano González Zarur.

Y digo que se impuso a su mentor, a su creador, a su protector, porque las postulaciones de Anabel Alvarado y Florentino Domínguez así lo demuestran, el mensaje fue más que claro, en esto de las nominaciones y el reparto de candidaturas, la palabra de Marco Mena pesó, y pesó en serio.

Pero no solo supo salir airoso de ese complicado proceso, sino que, además, logró evitar cualquier rompimiento con su antecesor Mariano González Zarur, y la designación de Tito Cervantes Zepeda, protegido del criador de reses, como nuevo titular de la SEOGB, así lo demostró.

Una operación similar ocurrió al interior del PRI, en donde a partir del pasado sábado, nadie, pero absolutamente nadie, duda que hoy por hoy, los hilos de la conducción de ese partido estén bajo el control de Marco Mena, y para atemperar los ánimos por la salida de Florentino Domínguez, consintió la ascensión de Roberto Lima Morales, es decir, estimó innecesario ordenar la realización de una sesión extraordinaria de la Comisión Política Permanente, para que hacerlo si se siente sabedor de que quien tira “línea” en el PRI es él y nadie más.

Tan es así, que, a la ahora ex Secretaria General del PRI, Zonia Montiel Candaneda, habrá de incorporarla a su gabinete ampliado a partir de este lunes, la posición es lo de menos, aquí lo que realmente le importa al joven Gobernador es dejar a todos contentos y satisfechos, o al menos a los que en verdad tienen un peso dentro del tricolor.

Otro punto a favor del primer priísta de la entidad fue la unción de Mariano González Aguirre como candidato a una diputación por el distrito federal electoral I, con sede en la ciudad de Apizaco, con esa acción, acalló muchos rumores que indicaban que el todavía legislador local iría a la contienda, pero por la vía plurinominal, es decir, demostró que no hubo privilegios para el vástago del criador de reses.

Mariano González Aguirre ya sabía, desde el miércoles pasado, cuando en un céntrico restaurante, el “Profe” le pidió al diputado local hacer su “carpeta” pues por indicaciones del joven Gobernador, iría como abanderado en el distrito I, de esa forma, el hijo del ex Gobernador cumplió con su compromiso político de no reelegirse y si en cambio, buscar una curul federal.

Casi al mismo tiempo, la delegada del CEN priísta, Yolanda Eugenia González, notificaba a la lideresa sindical del sector salud, Blanca Águila, que por indicaciones de Marco Mena, ella iría a la contienda federal como abanderada por el distrito II, la idea del joven Gobernador es no ceder ni un ápice en ambas plazas, es decir, va por todo, pues el entregar buenas cuentas al Presidente Enrique Peña Nieto, hará que sus bonos suban como la espuma y apuntale su poderío como el priísta número uno de Tlaxcala.

El Gobernador tlaxcalteca tiene muy en cuenta que las dos últimas elecciones presidenciales en esta parte del territorio nacional, el PRI las ha perdido, en ese rubro, Mariano González Zarur no entregó buenos números a sus dirigentes, Marco Mena pretende romper con ese hito que marco a los priístas locales, y pretende repetir el carro completo de las elecciones federales pasadas, en las cuales el PRI “barrió” a sus contrincantes fácilmente.

La maquinaria tricolor ya está encaminada, Marco Mena tendrá que poner orden en su propio gallinero, porque no todos quedaron muy satisfechos con estas designaciones y los enroques hechos, si hay quien lo duda, pues que le pregunten a Ángel Meneses Barbosa o a Pedro Pérez Lira, el primero de ellos pregona que podría haber una desbandada priísta hacia otros partidos, mientras que el segundo, sencillamente desobedeció la línea impuesta por Marco Mena, en pocas palabras, ambos se dicen víctimas de una marginación política. ¿Será?

En todo este tinglado priísta, solo hay una cosa en claro, que Marco Mena ya entendió que el poder se ejerce, el mensaje para sus detractores, en especial los que pululan al interior del PRI, es simple y sencillo, las cosas se harán como él las dicte, les guste o no les guste. Lo mejor está por venir, y sobre este tema, aún hay mucha tela de donde cortar.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de deseos insatisfechos. Dos corifeas de la todavía Senadora Adriana Dávila, no quedaron muy contentas al enterarse de que el CEN del PAN incluyó al líder estatal azul, Carlos Carreón en la lista, en la tercera posición, de candidatos a diputados federales por la vía plurinominal. La razón de su enojo en contra de algunos integrantes del equipo del dirigente panista es muy sencilla, una quería esa posición para ella, y la otra, pues como buena incondicional de la política apizaquense, se enojó porque su patrona ha ido perdiendo gas en el escenario político y para nada le agradó la idea de que pueda ser desplaza dentro del Comité Directivo Estatal del blanquiazul. En política hay que tener la piel bien curtida…o de plano mejor mantenerse alejado de ella, así de fácil.

 

error: Linea de Contraste