Resumen

Pese a oposición, logra PRI aprobación del Plan Estatal de Desarrollo de Marco Mena

PRD, PAN, MORENA y PT denuncian irregularidades, inconsistencias y vacíos en el documento; es una burla para Tlaxcala: Jesús Portillo Herrera.

Tlaxcala, Tlax, a 11 de julio de 2017 (Mauricio Islas).- Con la oposición de las bancadas del PAN y PRD, así como de las representaciones del PT y MORENA, el pleno del Congreso local aprobó este martes por mayoría de votos el Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021, en el que decidieron incluir la obligación del Gobierno estatal de rescatar la Plaza Bicentenario de Tlaxcala.

En sesión extraordinaria, los diputados del PRI, así como sus aliados de Nueva Alianza (PANAL), PVEM y ahora del panista Juan Carlos Sánchez García, la independiente Yazmín del Razo Pérez y del ex Gobernador y diputado plurinominal del PAC, Héctor Ortiz Ortiz, lograron la mayoría para avalar el documento rector de las políticas públicas de la administración que encabeza Marco Mena.

En su momento, durante el proceso legislativo, los líderes de las bancadas del PAN y PRD, Carlos Morales Badillo y Alberto Amaro Corona, así como la panista Guadalupe Sánchez Santiago y los representantes del PT y MORENA, Jesús Portillo Herrera y Humberto Cuahutle Tecuapacho, respectivamente, fijaron su postura al mostrar su inconformidad en contra el documento.

Como fuera de tiempo, ilegal, contradictorio y hasta de una burla para Tlaxcala, fueron los epítetos asestados al Plan Estatal de Desarrollo (PED), pues aseguraron que son cartas de buenas intenciones, pero que no dice ni cómo ni cuándo habrá de ponerse en marcha éste, así como “el programa más ambicioso de becas que anunció en campaña”, dijo el panista Morales Badillo.

Por su parte, el diputado del PAC, Héctor Israel Ortiz Ortiz presentó una propuesta de adición al documento, que a la postre fue aprobada y que obligó a éste validar el plan,  para que el Gobierno estatal establezca en sus políticas públicas la obligación de rescatar y activar la plaza Bicentenario, la cual “le hace falta a Tlaxcala, no es tiempo de caprichos”.

Pese a las muestras de oposición, al final el Plan fue aprobado con 15 votos a favor por 10 en contra.