Resumen

POBRES MAGISTRADOS RICOS Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

De forma invariable y año con año, el Poder Judicial es una de las entidades públicas que siempre se queja de no tener un presupuesto que le permita cubrir con ciertas necesidades, quienes han ostentado la presidencia del Tribunal Superior de Justicia del Estado, sistemáticamente han tratado de erigirse en verdaderos héroes, pues alegan que con lo poco que reciben hacen mucho, lo que no pregonan es que esas carencias financieras son provocadas por la enorme voracidad de algunos de sus integrantes, por sus gastos superfluos, sus elevados sueldos y la manutención de algunos ex justiciables.

Recientemente la Magistrada presidente del Poder Judicial, Elsa Cordero Martínez, presumió que abatió en un 70 por ciento los adeudos que mantenía pendientes por la indemnización de varios ex Magistrados, entre ellos el del actual titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado, el priísta Tito Cervantes Zepeda.

A pesar de que es un funcionario de primer nivel, allegado al Gobernador Marco Mena y de que está dentro del llamado Círculo Rojo, compuesto por funcionarios que tienen acceso a información pública privilegiada, Tito Cervantes Zepeda no pudo hacer de lado su afición por el dinero y recibe de manera mensual y en promedio, unos 40 mil pesos como pago de indemnización por parte del Tribunal. Que tal.

Un caso más que implicará el desembolso de una fuerte cantidad de dinero, lo representa el ex Magistrado supernumerario, Rafael Juárez Castañeda, quien debido a sus exigencias monetarias, logró que la justicia federal le concediera un fallo a su favor, por lo que el Poder Judicial de Tlaxcala deberá pagare la “friolera y pírrica” cantidad de dos millones de pesos. Pobre, que sufrido.

Pero por si eso no bastara, a la lista de gastos pendientes por cubrir, se suman las exigencias de los ex justiciables Sandra Juárez Domínguez, ex pareja sentimental del actual diputado y ex Gobernador de Tlaxcala, Héctor Israel Ortiz Ortiz, Ricardo Eulalio Zárate, el mismo que en su oportunidad gastó, con dinero del Poder Judicial, en tangas, perfumes costosos, francachelas en palenques de feria y comidas en lujosos restaurantes de Tlaxcala, Puebla y la CDMX.

También, están a la espera de recibir dinero público, Rufino Mendieta Cuapio, a quien conocen como “El Perla Negra” y su proclividad por llegar a ser representante popular, por el partido que sea, Marcelino Tlapale Pérez, quien fue acusado por actos de corrupción al interior del Tribunal Superior de Justicia del Estado, así como los ex Magistrados Luis Aquiáhuatl Hernández, acusado en su oportunidad de negare a cumplir con la Ley, la cual juró hacer valer, y Carlos Bertín Vázquez Paul, que se auto promovió un juicio de protección constitucional para no ser removido de su puesto y con ello seguir gozando de sus jugosas y nada despreciables canonjías como integrante de esa entidad. Finas personas todas ellas.

A la lista se suman los ex Magistrados Fernando Bernal Salazar, Pedro Molina Flores, Jerónimo Popócatl Popócatl, Francisco Flores Olayo y Justino Hernández Hernández, éste último, personaje central de infinidad de escándalos al interior del Poder Judicial cuando ocupó la presidencia del mismo. Los cinco ex servidores públicos tendrán que recibir de forma mensual y durante tres años, una fuerte cantidad por su haber de retiro, según lo estipulado, los recursos que recibirán oscilan entre los 20 y 40 mil pesos. Y sin hacer absolutamente nada.

Con la llegada de Elsa Cordero Martínez a la presidencia del Poder Judicial, los escándalos mediáticos en que se vieron implicados la gran mayoría de ex Magistrados pareció haber llegado a su fin, no así los excesos cometidos con dinero público, sobre todo en dos rubros, lujos y salarios.

El Poder Judicial para el ejercicio 2017 dispone de un presupuesto aprobado de 201 millones de pesos, de los cuales, 181 millones 309 mil pesos, se destinan para el capítulo mil, es decir, de ahí fluyen los recursos para pagar la manutención de estos 13 ex Magistrados.

Pero también el dinero es utilizado para cubrir los altos sueldos de funcionarios de mandos medios y superiores, así como personal de niveles o categorías con menor rango.

Supuestamente Elsa Cordero Martínez recibe un salario de apenas 26 mil 847 pesos, casi similar al de un diputado local, y sus colegas Magistrados perciben ingresos, cada 30 días, por un total 17 mil 268 pesos, mientras que un justiciable retirado, presuntamente recibe 12 mil 88 pesos.

A esas cifras hay que agregar que los servidores del Poder Judicial, principalmente los altos mandos, reciben partidas adicionales como percepciones complementarias, despensa y otras “compensaciones”, es decir, sus salarios se duplica o aumentan de forma considerable, además, se les financia telefonía celular, viáticos para comidas y viajes, así como gasolina.

El tabulador de salarios y puestos es extenso, muy extenso, pero basta decir que el emolumento más bajo en el Poder Judicial es de 8 mil 723 pesos. O sea, los trabajadores de esa instancia no conocen lo que es un salario mínimo.

Con ese dinero y con esas voracidades monetarias, es claro que ningún presupuesto será siempre suficiente, pedirles a Elsa Cordero Martínez, a los Magistrados y al Consejo de la Judicatura, que adelgacen su nómina y su excesivo ritmo de vida pública, sería tanto como pedirles un imposible, de tal forma que para la otra, antes de presumir logros en el abatimiento de pagos por indemnizaciones, la presidenta del Poder Judicial debería de recordar que aún queda pendiente 30 por ciento de ese rubro. Pobres ricos.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de pobres ricos. Habrá que esperar a ver hasta cuándo es que los diputados locales Martín Rivera Barrios, Dulce María Mastranzo Corona,  Delfino Suárez Piedras, Agustín Nava Huerta, César Fredy Cuatecontzi Cuahutle y Héctor Israel Ortiz Ortiz se dignan presentar su declaración patrimonial, hasta hoy, siguen siendo omisos y opacos, ¿Tendrán algo que ocultar? Que conste que es solo una pregunta.

 

">