POLICÍA FEDERAL: LA CRISIS QUE AMLO SE NIEGA A RESOLVER Por DIP. CARLOS CARREÓN - Linea de Contraste

POLICÍA FEDERAL: LA CRISIS QUE AMLO SE NIEGA A RESOLVER Por DIP. CARLOS CARREÓN

POLICÍA FEDERAL: LA CRISIS QUE AMLO SE NIEGA A RESOLVER 

La crisis que se desató la semana pasada con los integrantes de la Policía Federal Preventiva enciende un foco rojo en la seguridad nacional.

Fiel a su estilo, el Presidente López Obrador acusó a terceros de las protestas en las que se vieron envueltos quienes se negaban a formar parte de la Guardia Nacional, derivado de que, con ello, renunciarían a su antigüedad, y por tanto, a una liquidación como parte de la Policía Federal.
“Policía sí, militares no” y “fuera AMLO” fueron algunas de las consignas que se escucharon en las afueras de las instalaciones del Centro de Mando ubicado en Iztapalapa, donde a grito abierto, los policías federales reprochaban al gobierno de López Obrador la forma en la que se intenta eliminar un derecho laboral legítimamente ganado.
¿Cuál es el riesgo?
El Gobierno Federal ha intentado, por medio de las mesas de negociación, entablar un diálogo y llegar a un acuerdo con los integrantes del cuerpo policiaco mejor preparados de México, pero ¿y si no llegan a un acuerdo?
El grave riesgo que corremos todos los mexicanos, es la formación de grupos delincuenciales con el mismo poder que el grupo de los “Z” creado por ex integrantes y desertores del Ejército Mexicano, quienes conocen las entrañas del funcionamiento de la Defensa Nacional, y que ahora los ponen al servicio del crimen organizado.
La deserción de Policías Federales abre las puertas para que grupos delincuenciales vean en ellos una oportunidad de allegarse de personas entrenadas, con pleno conocimiento estratégico y táctico de nuestras instituciones, lo que vulneraría la seguridad nacional, y dejaría cifras aún mayores de víctimas de la delincuencia.
La respuesta del Gobierno
El presidente López Obrador no puede resolver este problema con saliva, necesita escuchar a su equipo más técnico en materia de seguridad, y dejar de politizar un tema que nada tiene que ver con la política nacional.
Se trata de un hecho inédito, pese a que los policías inconformes se han manifestado en el marco de la ley y de manera pacífica. El asunto requiere de toda la apertura y disposición del gobierno para escuchar las demandas y resolverlas de tal manera que, quienes salgan ganando, sean las y los mexicanos.
El respeto a la ley
Todo este problema se hubiera evitado si se hubiera actuado conforme a lo que establecido en la norma,. La Guardia Nacional fue creada con el consenso de todas las fuerzas políticas, porque se pensó en una institución firme que fortaleciera la seguridad del país a la par de respetar los derechos humanos; sin embargo, la interpretación -a modo- de la ley, impide que el funcionamiento de una institución como fue concebida entre en vigor, para finalmente dar resultados a los mexicanos.

El gobierno federal está obligado a seguir los lineamientos establecidos en la ley sobre la Guardia Nacional, y a la par, respetar y hacer valer los legítimos derechos ganados por las y los policías federales, quienes no demandan más allá de lo que por ley les corresponde.

error: Linea de Contraste