Resumen

PUNTOS DE ACUERDO Por SENADORA MARTHA PALAFOX GUTIÉRREZ*

Engaño Electoral

Lo que tiene precio, poco valor tiene” Nietzsche

Se antojaba predecible el hecho de que los resultados electorales del pasado 4 de Junio, se resolvieran en tribunales.

Lo que nadie suponía es que perdiendo en las urnas se pudiera ganar en el PREP.

Al menos eso es lo que se demostró, cuando sin haber sido contabilizadas todas la actas en Coahuila y Estado de México; los institutos electorales de cada demarcación se “aventuraran” de forma por demás irresponsable a anunciar un ganador/a de la contienda. Es decir, para la 1:50 de la madrugada había electos cuatro gobernadores.

Lo extraño del caso es que quien al inicio se perfilaba arriba en el conteo, como los candidatos Delfina Gómez en Estado de México y Guillermo Anaya en Coahuila, terminaron siendo quienes pidieran se realizara el recuento de votos y se anulara la elección; ambos bajo argumentos tan válidos como penosos.

Válidos porque quien juega a ganar no acepta jamás una derrota, penosos porque otra vez se exhibieron las carencias de nuestra joven democracia.

La misma obra de teatro que en 2006 y 2012 cuando quedó comprobado que ya entonces estaba agotado el modelo democrático en el país.

De vuelta a la actualidad. El Domingo en ambos estados la ciudadanía salió a votar por quienes consideró su mejor opción, un voto consciente y cívico que no ha sido respetado por la autoridad electoral.

Para muestra los vídeos, fotografías, testimonios, pruebas plenas de la voracidad con la que se arrebató la voluntad ciudadana.

No por nada en Coahuila salieron a marchar por la defensa de su voto, no es casual en Edo. Mex se hable de inconsistencias entre los votos sufragados y las estimaciones del triunfador. ¿Se necesita más para acreditar un fraude?

Otra vez como en 2016 en Tlaxcala, se comprobó que el PRI partido, ya no gana elecciones; ahora las compra de forma grotesca.

Tanto el IEEM como el IEC se convirtieron en dos instituciones que, aunque me apene mucho decirlo desde mi trinchera como Senadora; dejan mucho que desear en el cumplimiento de su deber de imparcialidad y transparencia.

Olvidaron que en su figura quedaron depositados los derechos políticos de millones de ciudadanos. A quienes por cierto, la democracia a modo también les cuesta.

Tal parece que los Institutos Electorales tanto de Coahuila como de Edo. Mex, no son autónomos, mucho menos organizados e incorruptibles.

Ya ni hablar de la FEPADE o el INE, actores vitales para que se respeten las reglas.

Si bien en toda elección se juegan intereses, no es la primera vez que actos de corrupción empañan un proceso electoral sin más sanciones que las que el propio infractor determine.

Los partidos por su parte, cayeron nuevamente en los vicios para preservar su forma de ver la democracia.

Compra de voto, amenazas, destrucción de paquetes, violación a la veda electoral, alteración de boletas, comercialización de programas y un sin fin de actividades

-rutinarias- para quien sabe operar una elección desde el sistema.

Resulta lamentable ver como se violentan los derechos políticos del ciudadano, pero también es ofensiva la forma en que algunos sectores poblacionales ven en cada elección una oportunidad de negocio.

Si como sociedad no somos capaces de cumplir con una obligación cívica como es votar; luego entonces, está demás la protección de un derecho.

Conflicto e Incertidumbre, más de 72 horas han pasado y no ha habido una sola institución en la que partidos, candidatos y ciudadanos confíen para dar un veredicto final.

Tal parece que México entero está condenado a vivir gobernada por personajes del puro estilo Padrés, Moreira, Medina, Duarte, Yarrington, Yunes y demás Narco-Gobernadores.

Gracias a la inoperancia y carente ética profesional con la que consejeros de los Institutos se han manejado esta elección se ensució.

Quien sea que hubiera ganado no llegará legitimado al poder por el simple hecho de que el sistema democrático en México caducó.

En la selva lo que no se gana se arrebata.

Escríbeme a:

prensampalafox@gmail.com

*Acerca del autor:

Martha Palafox Gutiérrez

Licenciada en Derecho

Senadora Independiente por la LXIII Legislatura del Senado de México.

Madre, mujer, abuela y Mexicana, por fortuna.

">