Resumen

PUNTOS DE ACUERDO Por SENADORA MARTHA PALAFOX GUTIÉRREZ*

¿Y el plan?

Esta semana y rayando el tiempo legal para la entrega del documento rector de las políticas de crecimiento y desarrollo de la entidad, el Gobernador Marco Antonio Mena, entregó lo que considera es el -PED- Plan Estatal de Desarrollo en Tlaxcala.

Preocupada como ciudadana del destino de Tlaxcala, observé el mensaje con la maravilla tecnológica que me resulta el celular, otra vez el recinto plagado de quienes consideran, son los actores importantes en la gobernanza; diputados, servidores públicos, un mero pase de lista.

No puedo ahorrarme el comentario, somos políticos y salvo lo que usted considere en aquel evento no se dijo nada que no supiéramos desde que hicimos campaña, Tlaxcala tiene atrasos importantes y carencias cada vez más visibles en salud, educación y empleo. Mena las admitió pero no descubrió el agua tibia ni el hilo negro.

Los Tlaxcaltecas, si es que hubo ciudadanos atentos a los buenos propósitos dichos ahí, no terminamos de saber los grandes ¿Cómo? de la gobernanza moderna. Esa que ha mantenido inerte la vida política y social de Tlaxcala desde la toma de protesta el pasado 1º de enero.

“Construir” es un verbo transitivo como han sido los últimos gobiernos, llenos de promesas de campaña y buenos propósitos, pero la sociedad en Tlaxcala como el país no necesita más discursos bonitos, urge de acciones sin color o partido en pro del verdadero desarrollo.

Conocedora de la situación que vive el estado, donde la anarquía priva y la salud poco importa siento necesario replantear el plan, ese que seguimos sin saber como traducirán la retórica en bienestar.

El primer semestre del nuevo gobierno nos ha quedado a deber, la falta de determinación para tomar el timón del estado costará a Tlaxcala un año de inercia, no hay obra pública proyectada, ni casos concretos de nuevas inversiones, no existen nuevos perfiles que den atención a la ciudadania de forma humana, mucho menos un verdadero plan que debió ser un mix de algo realmente ciudadano conjuntado con experiencia para GOBERNAR.

Terminó el mensaje y lo más que escuché fueron aplausos vacíos de aquellos que deben hacerlo, pues forman parte de este remedo de administración, inundada de vicios nuevos y anteriores. Mera simulación.

Arreglarán la Central de Autobuses y el Estadio Tlahuicole, ¡vaya proyecto!

No construirán hospitales (no por ahora) dotarán de nuevo personal las dependencias públicas y en la PGJE como en el caso del espionaje gubernamental a periodistas, sacarán a quienes les comprueben los nexos con el hampa.

y pues esa si es una misión imposible.

El vals de la inseguridad mejor ni lo tocó y el tema de las dinastías y los apellidos de abolengo fueron tema muerto, en Tlaxcala queda claro se seguirán persiguiendo los ideales del cacique, se gobierna tras su sombra y los intereses ciudadanos, esos son un mero botín familiar.

Tlaxcala merecía una oportunidad, una verdadera.

">