Resumen

Seis ex policías acreditables acusados de secuestro exprés han recobrado su libertad: CEDH

Dos salieron del CERESO de Apizaco en los últimos cuatro meses, uno de ellos la semana pasada y otro más podría lograr la misma suerte próximamente.

Tlaxcala, Tlax, a 07 de noviembre de 2017 (Gerardo Santillán).- Solo uno de los siete ex policías estatales acreditables detenidos en enero de 2015 acusados de cometer secuestros en su modalidad exprés, permanece encarcelado en el Centro de Readaptación Social (CERESO) de Apizaco, mientras que el resto ha recobrado su libertad desde febrero de este año a la fecha.

El Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Víctor Manuel Cid del Prado Pineda, informó la víspera que a lo largo de los cuatro meses que lleva en el cargo se dio seguimiento a vigilar la integridad física de los tres expolicías que permanecían recluidos, dos de las cuales ya salieron libres, uno de ellos la semana pasada.

Derivado de la queja que los ex servidores públicos tienen vigente tanto en la CEDH como en la CNDH, se dio continuidad a sus casos; sin embargo, el ombudsperson no pudo ahondar sobre si desde el momento de su detención el 22 de enero de 2015 fueron sometidos a tortura para autoinculparse, pues eso sigue otro procedimiento.

La detención de los ex policías fue ordenada por la Procuradora durante el sexenio de Mariano González Zarur, Alicia Fragoso Sánchez, bajo el argumento de que estaban vinculados con cuatro secuestros exprés cometidos en los municipios de Huamantla y Apizaco.

Después de una batalla legal por parte de los representantes legales de los inculpados, lograron la emisión en diciembre de 2016 de un informe por parte del Representante de la Oficina en México del Alto comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, el cual confirmó la existencia de evidencias suficientes de que hubo tortura por parte de policías de investigación bajo el mando de Fragoso Sánchez, que recurrieron a choques eléctricos en los testículos y diversas áreas del cuerpo, golpes, cortadas en las muñecas y métodos de asfixia.

Los primeros en salir libres en febrero de 2017 y tras dos años encarcelados, fueron quien se desempeñaba como jefe de la Policía Estatal Acreditable en 2015, José Jorge López Pérez, así como su compañera Patricia Águila Hernández. En una conferencia de prensa, López Pérez afirmó que su salida no se dio por haber sido torturado, sino porque durante el proceso legal no se le comprobó haber participado en la comisión de los secuestros y por lo tanto fue absuelto.

Los otros ex policías acreditables acusados son Juan Carlos Yáñez Osorno, quien se desempeñaba como delegado de la Policía Estatal en Apizaco, además de Abel Hernández Pérez, Efrén Rodríguez Mariano, Gema Clara Badillo Lara y Luis Héctor Grande Tlapale, de los que solo uno continúa tras las rejas pero pronto podría recuperar su libertad.

">