SEÑALES Por GERARDO SANTILLÁN - Linea de Contraste

SEÑALES Por GERARDO SANTILLÁN

En este nuevo espacio de opinión denominado De Coyuntura, el periodista Gerardo Santillán habla sobre el cómo el Gobernador Marco Mena y AMLO pintaron sus rayas a propósito de la visita que el Presidente Electo hizo a Tlaxcala

Marco Mena se decantó por un evento sobrio, sencillo, sin seguridad estricta e invitados discretos para rendir su Segundo Informe de Gobierno de Tlaxcala. Tal vez, porque su ceremonia se empató con la reunión de CONAGO con AMLO, o bien, así estaba calculado desde el principio.

Lo cierto es que esta vez hubo poco o nada de besamanos, la pasarela de políticos fue reservada, los invitados apenas superaron los 500 y, de hecho, el Centro de Convenciones fue más que suficiente para la entrada, salida y movilidad de los asistentes.

Más allá de esos hechos y los datos duros proporcionados por el jefe del Ejecutivo Local, hubo aspectos que llamaron la atención. Empezando por los colores de la publicidad, aparejos e invitaciones que hubo para el Segundo Informe, similares a los que usa el nuevo Gobierno Federal emanado de la izquierda morenista. ¿Una señal de tiempos de reconciliación?

En un hecho inédito en los dos últimos Gobiernos priistas, por fin fue invitado Héctor Ortiz, quien fue mandatario bajo los colores del PAN y que fue relegado durante el sexenio de Mariano González y en el primer informe de MMR. Pero en esta ocasión, llegó y no solo, sino con el aparato a cuestas de Radio Universidad, la radiodifusora cultural perteneciente a la Universidad Autónoma de Tlaxcala y de la que el oaxaqueño es – dicen – el máximo jerarca. Más aún, transmitió a la par el evento de una administración de la que en teoría es opositora.

Muy posiblemente eso sea una muestra de que el Gobierno del Estado necesita aliados para enfrentar la aparente ola avasalladora de AMLO y sus llamados “superdelegados”, de cara al resto de la gestión de 4 años y 8 meses.

Por cierto que ya sea por falta de un nombramiento oficial o por diferencias personales irreconciliables, el protagonista de la ceremonia nunca hizo referencia a la presencia de la Delegada Estatal de Programas Federales, Lorena Cuéllar, a quien habría invitado prácticamente a regañadientes. La animadversión sigue quedando clara.

Pero muy importante, la postura del Ejecutivo Local de hacer saber al Presidente de México, a través de la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, que de su parte existe la disposición de caminar juntos, de llamar a la unidad y de reconocer la nueva composición del régimen, en un escenario en el que Tlaxcala no va a pasar desapercibido, por el contrario, aprovechará las oportunidades que tenga.

De ocasión…

Hay que reconocer que se trató de una numeralia contundente en el informe de Marco Mena y más destacado aun, el anuncio del programa Supérate para sacar de la pobreza y pobreza extrema a 74 mil tlaxcaltecas que no pueden cubrir sus satisfactores básicos.

Por encima de cualquier diferendo y deseando que no solo sea un asunto paternalista, bienvenida esa promesa para el próximo año, esperando que no se vaya a quedar a medias como, según nos confiaron, podría pasar con el Estadio Tlahuicole.

error: Linea de Contraste