SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ - Linea de Contraste

SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ

Noé Rodríguez Roldán

Cuando Noé Rodríguez Roldán solicitó licencia para ausentarse de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte) para irse a apoyar la campaña de Alejandro Moreno Cárdenas a la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), muchos lo ubicaron como uno de los potenciales aspirantes a la candidatura tricolor para buscar la gubernatura.

Sin embargo, ha pasado el tiempo y en lugar de concretarse su llegada a la dirigencia tricolor, a la espera de que ello suceda, ha perdido tiempo valioso que le reduce posibilidades, ya no para buscar esa candidatura, sino para alcanzar una de menor envergadura como la de diputado federal o, incluso, diputado local.

Los acuerdos políticos y sus influencias con actores priistas del ámbito nacional, han hecho que Rodríguez Roldán conserve presencia en la nómina gubernamental. Empero, los cargos que ha ocupado, e incluso el que ocupará en próximas semanas al frente del PRI, no harán que triunfe en campaña si alcanza la postulación.

La afirmación pareciera temeraria, pero tiene sustento. Si se concreta su nombramiento como presidente del Comité Directivo Estatal tricolor, será la segunda vez que ocupe tal responsabilidad en un periodo de seis años, pues también lo fue en 2013.

Ese año fue postulado por el PRI para buscar la diputación local del distrito de Calpulalpan, municipio de donde fue alcalde. La ganó pero a base de irregularidades que fueron acreditadas por Acción Nacional ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), instancia que anuló su triunfo. Posteriormente, en una elección extraordinaria perdió la posibilidad de llegar al Congreso del estado.

Estar al frente del partido en el poder le abría la posibilidad de buscar la candidatura desde el poder Legislativo, como muy probable coordinador parlamentario, pero el gobernador Mariano González Zarur le jugó las contras en plena campaña electoral al subir el costo del pasaje en todo el estado. El resultado fue una catastrófica derrota en las urnas, como la sufrió el PRI en el proceso electoral local de 2013.

Con ese antecedente a cuestas, resulta poco convincente creer que Noé Rodríguez Roldán buscará la candidatura del PRI al gobierno del estado. Trabajar para sí al frente del partido resultaría contraproducente porque inconformaría al resto de aspirantes y dividiría aún más al tricolor de cara a las elecciones de 2021.

El último militante priista que estando al frente del partido alcanzó la candidatura a la gubernatura, hoy despacha en Palacio de Gobierno, sin embargo, debe decirse que Marco Antonio Mena Rodríguez no movía ninguna pieza sin la autorización de González Zarur, quien le pavimentó al ahora titular del Ejecutivo el camino, y le construyó la alianza que finalmente le hizo ganador sobre Lorena Cuéllar Cisneros en un apretado resultado.

Mena Rodríguez no tiene el olfato político ni la movilidad de su antecesor, pero tiene los hilos del poder y los moverá, como ya lo hace, a favor de sus dos alfiles: Florentino Domínguez Ordoñez y Manuel Camacho Higareda. El mandatario quisiera que uno de los dos alcanzara la candidatura priista y la gubernatura, pero el trabajo político no le alcanza y la fuerza que ahora mismo trae el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) disminuye esa posibilidad.

La carta tricolor se encuentra en el despacho principal del ayuntamiento de Tlaxcala. Los dos alfiles tienen la posibilidad de continuar su carrera política, pero desde diputaciones federales o locales. De mayoría o de representación proporcional, eso ya se verá más adelante. Por lo pronto, en esa circunstancia Noé Rodríguez Roldán apuesta solo al acomodo y a la influencia que a su favor haga el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno.

error: Linea de Contraste