SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ - Linea de Contraste

SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ

La seguridad en Tlaxcala y sus claroscuros

Como maestro de escuela, esta semana el presidente Andrés Manuel López Obrador puso una estrellita al gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez. El mandatario tlaxcalteca, con 208 asistencias, es uno de los que más asisten a las reuniones de seguridad convocadas por el gobierno federal, para desarrollar y fortalecer estrategias en la materia.

López Obrador quiso exhibir a los gobernadores que, en su consideración, no están comprometidos con el combate a la inseguridad. Sin embargo, sus argumentos no fueron tan sólidos ni contundentes como hubiera querido porque la asistencia o inasistencia no se traduce necesariamente en la disminución de la delincuencia.

Por ejemplo entre noviembre de 2018 y el mismo mes de 2019, la tasa de homicidios dolosos en Tlaxcala creció 24.7 por ciento, la quinta más alta a nivel nacional. Y es la séptima entidad con el mayor número de robos a transportistas con 291 casos.

En el caso de Mena Rodríguez, si bien fue exaltado como uno de los gobernadores más cumplidos, también debe decirse que salió “raspado” por dos circunstancias particulares: la certificación y el salario a policías.

En el primer caso, se dio a conocer que en Tlaxcala solo uno de cada cinco policías cuenta con el certificado oficial que avala su formación, capacidades y confiabilidad. Es decir, solamente el 13.2 por ciento de los policías cuenta con el Certificado Único Policial, documento obligatorio para permanecer en el puesto. Con este promedio, la entidad ocupa la penúltima posición nacional con el mayor número de policías sin certificar, después de Jalisco, entidad que cuenta con 2.7 policías certificados.

Además, la entidad tiene un déficit de 1.7 policías por cada mil habitantes y tiene el cuarto salario más bajo del país.  Y es que el sueldo base mensual de un policía es de 4 mil 490.90 pesos, lo que significa un aumento de 224.54 pesos a su retribución mensual y de 7.4 pesos diarios de acuerdo al incremento salarial del 5 por ciento anunciado en agosto pasado por el mismo gobernador Marco Antonio Mena.

La verdad es que el gobierno estatal ha hecho poco para mejorar la percepción salarial de los policías. El 5 por ciento de incremento resultó ser poco extraordinario porque fue el mismo porcentaje que se autorizó para toda la burocracia sindicalizada en la entidad. Así que las palabras del mandatario estatal, en el sentido de reconocer salarialmente el esfuerzo de policías y mejorar sus condiciones laborales, no tiene sustento real ni efectivo, más que solo resultó ser un anuncio mediático.

Si el gobernador desea, de verdad, ayudar a los policías con una mejor economía para ellos y sus familias, debería entonces vetar el presupuesto de egresos 2020 aprobado por el Congreso del estado, que quitó 40 millones de pesos al Fondo de Familias de Oficiales Caídos. Pero es posible que no lo haga, y que con ello convalide los recortes que los legisladores hicieron a varios programas y fondos establecidos en su iniciativa. Eso ya se verá en próximos días.

Lineazo: Por segundo año consecutivo, el ayuntamiento de San Damián Texoloc, encabezado por la perredista Maribel Cervantes, ha dejado sin una prestación importante a los trabajadores de esa comuna: el aguinaldo. Si ya de por sí el salario que recibe el grueso de trabajadores es bajo, no ayudar a un mejor ingreso es una incongruencia de un gobierno que se dice de izquierda. La presidenta municipal incumple con el otorgamiento de esa prestación y el cabildo la deja hacer a su antojo, acaso porque lo tiene cooptado que ni siquiera cumple con su responsabilidad de vigilancia.

Nota: esta columna se va de vacaciones en lo que resta del año. Nos vemos en la segunda semana del mes de enero de 2020. Así que a los lectores de Línea de Contraste, una feliz Navidad y un próspero año nuevo

error: Linea de Contraste