SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ - Linea de Contraste

SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ

Mena y la oportunidad del PED

Es posible que sea una percepción equivocada, pero la salida del subprocurador General de Justicia del Estado (PGJE), Víctor Pérez Dorantes, así como los dos cambios registrados en los hospitales generales de Tlaxcala y Calpulalpan concretados esta misma semana, sean el preludio de lo que se avecina en las próximas semanas, una vez que el Gobernador Marco Mena haga público y entregue su Plan Estatal de Desarrollo al Congreso del estado.

El Plan Estatal de Desarrollo (PED) tiene que ser, obligatoriamente, el arranque para que su Gobierno ya dé resultados a la población. Sobre todo porque hasta ahora existe una percepción de que los compromisos políticos de Marco Mena con su antecesor Mariano González Zarur no le han permitido concretar cambios necesarios, de fondo y forma, que se observen en el propio gobierno.

El titular del Ejecutivo debe entender que sus compromisos con Mariano González Zarur no lo eximirán de lo que los tlaxcaltecas piensen de su Gobierno en el futuro. De hecho, de los resultados de su administración dependerá que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) siga o no con posibilidades de seguir gobernando Tlaxcala, independientemente de lo que pueda suceder en la elecciones de 2018 que servirán para elegir presidente de la República y para renovar el Congreso de la Unión.

¿Por qué el cambio de funcionarios es necesario en la coyuntura del Plan Estatal de Desarrollo? Porque deben ser los suyos quienes lo desarrollen y lo cumplan.

A entender de este escribidor, los cimientos para independizarse políticamente de su antecesor ya están dados. Ha concretado alianzas con actores políticos locales suficientemente fuertes para enfrentar cualquier embestida política de quienes pertenecen al grupo marianista, que no son pocos y están en lugares de importancia.

Sin embargo, la separación umbilical tiene que darse tarde o temprano y más vale que se dé en esta etapa, donde Marco Mena tiene no sólo la fortaleza política para ejercer el poder que da el Ejecutivo, sino para obligar a una conciliación –se así se diera- con la designación de candidatos a las Senadurías, a las diputaciones federales y a las diputaciones locales.

Una situación de vital importancia que debiera tomar en cuenta el Gobernador es que su denominado bono democrático o tiempo de gracia con los ciudadanos está en declive. Los sondeos realizados por México Opina, publicados en el portal informativo SDP Noticias, así lo demuestran al pasar de 39.8 en el mes de enero, a 34.2 por ciento en el mes de marzo.

Su calificación evaluatoria, efectivamente, está en declive. No es poca cosa perder 5.6 puntos porcentuales en un lapso de tres meses, pues eso es indicativo de que algo no se está haciendo bien en el Gobierno de Marco Mena.

La percepción ciudadana es que hay lazo dependiente de Marco Mena con relación a Mariano González Zarur. Y esa percepción debe ser cambiada en un corto plazo si el ocupante de Palacio de Gobierno no quiere ver consecuencias funestas dentro de 12 meses.

Por eso el Plan Estatal de Desarrollo es de vital importancia, para empezar a cambiar esa percepción. Los nuevos funcionarios elegidos hace algunos meses tienen ya que asumir su rol, entre lo cual destaca absorber las consecuencias de sus designaciones en las dependencias que encabezan. Y los próximos que lleguen también tienen que hacerlo.

En pocas palabras: deben dar resultado. Y si no lo dan, tienen que irse. El tiempo avanza y la sociedad ya no espera. Exige.

Lineazo: Legislar sobre las rodillas es lo que han hecho las últimas Legislaturas locales cuando se trata de crear o de reformar leyes de vital importancia para el sistema democrático de nuestro estado. Eso sucedió, por ejemplo, con la reforma en materia electoral, dejando parches y vacíos legales que en la coyuntura de las elecciones de 2018 se van poner de manifiesto con la reelección legislativa.

Hay que hacer votos porque eso mismo no suceda con la reforma constitucional y de leyes secundarias que tienen que ver con la creación del sistema estatal anticorrupción. Faltando menos de dos meses para que concluya el tiempo legal que se otorgó a las entidades federativas para hacerlo, hay que exigir que eso no se presente en Tlaxcala. A los actores políticos ya no sólo hay que vigilarlos, sino que también hay que exigirles. Ya es tiempo de que cumplan adecuadamente con su trabajo.

error: Linea de Contraste