SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ - Linea de Contraste

SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ

Horacio González,

José Antonio Álvarez Lima

Para bien o para mal, el ex gobernador José Antonio Álvarez Lima se ha convertido en un factor de influencia muy importante en la vida política, no sólo del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en particular, sino del estado de Tlaxcala en general.

Para enfrentar la elección local intermedia de 2018, la definición de candidaturas en Morena estuvo influenciada por Álvarez Lima, vía, sobre todo, del dirigente estatal morenista, Joel Molina Ramírez. Por lo triunfos obtenidos en esos comicios, esa influencia se ha extendido en los trabajos realizados por la actual Legislatura local.

El ex mandatario estatal ha aprovechado su cercanía con Andrés Manuel López Obrador, y se ha convertido en el principal contrapeso político de la coordinadora general de delegaciones en Tlaxcala, Lorena Cuéllar Cisneros. Ambos enfrentan una lucha interna por posiciones políticas en Morena, la cual se ve reflejada dentro del acontecer político local.

Álvarez Lima, por ejemplo, fue uno de los principales impulsores del regreso del voto de presidentes de comunidad, golpe asestado por el Congreso del estado no sólo al ex gobernador Mariano González Zarur como impulsor principal de la reforma a la Ley Municipal en la pasada Legislatura, sino al propio titular del Ejecutivo, Marco Antonio Mena Rodríguez, como operador político del marianismo dentro de esa misma Legislatura.

Como ave de las tempestades, Álvarez Lima ha regresado por sus fueros para molestia e incomodad de muchos actores políticos. Ahora mismo como senador de la República impulsado por el triunfo aplastante de López Obrador en las urnas, y próximamente, tal vez, como director de Canal 11.

La crítica al ex gobernador no puede pasar desapercibida porque hay muchas cosas que se le achacan, entre ellas, varias que tienen que ver con su paso a la gubernatura en el periodo 1993-1999. Por ejemplo, situaciones de presunta corrupción: son muchos quienes señalan que Álvarez Lima llegó al cargo de gobernador sin riqueza alguna, y salió con concesiones de radio en Yucatán y Quintana Roo, e incluso con al menos un hotel en esta última.

Algunos beneficiarios de su gobierno fueron el secretario de Finanzas, Vicente Mercado Zúñiga, y el titular del ahora desaparecido Comité de Planeación para el Desarrollo del Estado de Tlaxcala (Copladet), Eduardo Gurza Curiel, a quienes también se les endilgan diversas propiedades fuera y dentro del estado, incluso del país, como en el caso del primero, en Francia.

Sin embargo, otros actores reconocen hechos positivos durante el gobierno de Álvarez Lima, como el pago de la deuda que dejó Beatriz Paredes Rangel a su pasó por el gobierno. Vale la pena recordar que fue ahí de donde surgió el candado de 3 por ciento de endeudamiento, inscrito en la Constitución Política local, con la obligación del gobernante de liquidar el endeudamiento adquirido antes de concluir el encargo.

Tampoco puede pasar desapercibida la apertura de su gobierno a los cambios en la ley electoral, sobre todo con la incrustación de la figura de candidatura común, la cual posibilitó el cambio de partido en el poder con la derrota del candidato oficial Joaquín Cisneros Fernández, al ser derrotado por una alianza electoral encabezada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). No fue poca cosa, particularmente cuando Tlaxcala era considerada como un bastión priista en el país.

Ahora, más allá de su influencia en la elección de nuevos integrantes dentro del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE) y del Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET), su trabajo político se deja entrever con el acercamiento que ha tenido con varios actores políticos importantes en la entidad, de cara a las elecciones de 2021. Uno de ellos es la presidenta municipal de Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca.

A la alcaldesa capitalina se le ubica como una fuerte aspirante a la gubernatura, pero no necesariamente dentro del tricolor. Morena puede ser una seria opción para ella considerando, precisamente, su cercanía con Álvarez Lima. Y es que no hay que dejar pasar que en el periodo alvarezlimista ella ocupó el cargo de directora del DIF Estatal.

Si esa adquisición se concreta en los próximos meses, sin duda que ella será otra carta fuerte de Morena para la gubernatura, que le disputará fuerte la candidatura a Lorena Cuéllar Cisneros. A este dúo hay que agregar, por si fuera poco, a la también senadora Ana Lilia Rivera, quien, sin embargo, se ha descartado recientemente. No hay que recordar, empero, que en política todo es posible.

Lineazo: Tómelo con reserva, pero el rumor ya suena fuerte dentro del PRD: la próxima salida del ex diputado local Santiago Sesín Maldonado de las filas perredistas. Si ésta se concreta, sería una dolorosa merma para el Sol Azteca, que poco a poco se desgrana al grado de que muchos anticipan su posible desaparición.  Al dirigente de la corriente Red Joven ya se le ubica dentro de Movimiento Ciudadano, con cuyo dirigente estatal, Refugio Rivas Corona, habría acordado la presidencia del comité estatal, a propósito del término de su periodo. Ya veremos.

error: Linea de Contraste