SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ - Linea de Contraste

SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ

Cuentas Publicas, ¿la revancha que viene?

Si en política funciona la lógica, la serie de “agravios” que ha recibido el Congreso del estado por parte del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, sobre todo por los vetos a varias reformas de leyes aprobadas por el Pleno, va a tener repercusión en las próximas semanas cuando inicie la discusión de las cuentas públicas del ejercicio fiscal 2018.

Si el Ejecutivo no es pulcro en el ejercicio y comprobación de su presupuesto, veremos en aprietos a varios funcionarios de primer nivel, que invariablemente dañará la imagen del mandatario estatal, quien es el primer responsable como cabeza de gobierno.

La última “afrenta” fue la publicación de las reglas de operación para la ejecución de 250 millones de pesos correspondientes al Fondo para el Fortalecimiento de Obras y Acciones a Municipios. Son varios los diputados locales que desean un desquite porque sus aspiraciones políticas, con la formación de clientelas electorales, se vio detenida de improviso.

Si bien el Ejecutivo local actuó con responsabilidad en la definición y publicación de esas reglas, los legisladores observan que sólo como una “afrenta” más, en las varias que, afirman, han recibido. Y no es para menos, pues su principal labor, la de legislar, ha recibido varios reveses.

Sin embargo, lo que más duele a los legisladores es lo político. Dos son las razones: la posibilidad de crear clientelas electorales se ha visto lesionada de súbito, con lo cual se merma la posición política de varios de ellos para alcanzar una eventual reelección en el cargo, o bien para aspirar a una presidencia municipal. Eso, en el fondo, es lo que les molesta.

Y es precisamente esa molestia lo que les hace buscar una revancha, la cual ven a la vista en la calificación de los dictámenes de las cuentas públicas. No extrañaría, entonces, que varios funcionarios de primer nivel fueran exhibidos por la aplicación del presupuesto de la dependencia que encabezan, con acusaciones de desvío de recursos.

Si eso sucede, por supuesto que lastimaría en lo político la imagen del Ejecutivo estatal, pero también la imagen de esos funcionarios, quienes en algunos casos buscarán candidaturas para presidencias municipales o para diputaciones locales.

En tal circunstancia, no extrañaría que, teniendo la presidencia de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso del estado, información sobre presuntas irregularidades financieras comenzara a ventilarse, a través de filtraciones, en los medios de comunicación. Ejemplo último de lo anterior lo representa la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE), cuyo titular, Manuel Camacho Higareda, no pocos ven como aspirante tricolor a la gubernatura, o al menos a un cargo de elección popular local o federal.

Pero así como funcionarios de primer nivel pueden estar preocupados, también deben estarlo los actuales presidentes municipales. La razón es la misma: futuros políticos podrían ser truncados con acusaciones de corrupción.

Lo cierto es que la cercanía de los tiempos legales de discusión de las cuentas públicas, hacen ver un escenario muy cercano al que se describe en este espacio. En consecuencia, habrá que estar muy atentos a que el actuar de los diputados no se distorsione con revanchismos políticos, o que se ensucie con encubrimientos ante clarísimos conflictos de intereses, como sucede en el caso del diputado Miguel Ángel Covarrubias Cervantes con respecto a su madre, la presidenta municipal de Texoloc.

error: Linea de Contraste