SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ - Linea de Contraste

SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ

Morena y el factor Mena

Con la autorización otorgada a Noé Rodríguez Roldán para dejar temporalmente la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (Secte), el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez demostró con hechos su respaldo a Alejandro Moreno Cárdenas para alcanzar la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El cargo de secretario de gabinete no es de representación popular, por tanto, Rodríguez Roldán no necesitaba licencia para separarse y tomar las riendas de la campaña del gobernador con licencia de Campeche. La renuncia era lo adecuado. Así que, con el permiso otorgado, Mena Rodríguez no sólo le dio un fuerte espaldarazo a su colaborador, sino al propio Alejandro Moreno en su intención de llegar a la presidencia tricolor.

La semana pasada, en una entrevista realizada por Reforma, José Narro Robles advertía sobre la posibilidad de que el PRI se convierta en un partido satélite de Morena. Sus palabras podrán sonar muy incómodas dentro del priismo, pero esa es una posibilidad muy alta. Algunos analistas, incluso, ven al PRI como aliado de Morena en algunas elecciones.

Tlaxcala podría ser el caso en 2021. No como aliado en una coalición electoral, pero sí respaldando implícitamente al abanderado o abanderada morenista, según sea el caso. Sólo habría una excepción: Lorena Cuéllar Cisneros. La delegada federal no cuenta con las simpatías del mandatario estatal y no sería raro, por tanto, que éste apoye a otro aspirante de Morena ante la poca posibilidad que tiene el PRI de retener la gubernatura.

Por como van las cosas, lo más probable es que Mena Rodríguez se incline por el senador y actual dirigente estatal de Morena, Joel Molina Ramírez, con quien lleva una relación institucional bastante respetuosa. No sucede lo mismo con Lorena Cuéllar.

Es cierto, Mena Rodríguez no tendrá el poder de elección en Morena, pero sí puede influir en el triunfo de este partido si el candidato o candidata es de su agrado para heredarle el gobierno con la seguridad de que no será molestado.

En la terna morenista no sólo están Joel Molina Ramírez y Lorena Cuéllar Cisneros, sino también la senadora Ana Lilia Rivera, sin embargo, después de lo sucedido la semana pasada en el Senado, parece que sus posibilidades disminuyen considerablemente al no haber acompañado con su voto a su partido, Morena, en un asunto que le interesaba mucho al presidente Andrés Manuel López Obrador: la ratificación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá.

Hay que recordar que las senadoras de Morena Ana Lilia Rivera, Jesusa Rodríguez, Nestora Salgado y Blanca Piña votaron en contra del Tratado, pese a que el líder de la bancada morenista, Ricardo Monreal Ávila, hizo el llamado a todos los senadores a votar a favor para que se aprobara de forma unánime. No fue el caso.

Parece que éste es un error estratégico de la senadora Ana Lilia Rivera. Ya se verá qué tanto repercute en la definición del candidato o de la candidata. Por lo pronto, ante la debilidad del PRI de cara a la elección, el gobernador seguro que ya tiene candidato, aunque éste no salga de las filas de su propio partido.

error: Linea de Contraste