SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ - Linea de Contraste

SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ

¿PRI-PVEM en 2021?

Los cambios realizados por el gobernador Marco Antonio Mena en la primera semana del mes de septiembre fueron altamente significativos porque fue el destape de dos nuevos aspirantes priistas a la gubernatura: Florentino Domínguez Ordoñez y Noé Rodríguez Roldán. Ambos se sumaron a la presidenta municipal de Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca, quien para muchos se perfila como la favorita para alcanzar la candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al gobierno del estado.

Los dos, sin embargo, saben que su carrera política puede continuar si hacen bien las cosas. Y hacerlas bien significa realizar trabajo político para sus causas particulares que, al mismo tiempo, significará hacerlas por el PRI y la alianza que éste encabece en las elecciones locales y federales de 2021.

Es así que Florentino Domínguez, Noé Rodríguez y Anabell Ávalos ya trabajan, desde hace meses, para alcanzar sus objetivos. Lo mismo hace, desde su trinchera, el gobernador Marco Antonio Mena.

Como lo hizo su antecesor Mariano González Zarur, el actual mandatario teje fino para fortalecer su alianza con quienes le cobijaron para alcanzar la titularidad del Ejecutivo en 2016. Por eso siguen como funcionarios militantes de los partidos Socialista (PS), Nueva Alianza (Panal) y Verde Ecologista de México, a pesar de que algunos de ellos sean un lastre y no ayuden en demasía al buen gobierno al que se comprometió Mena Rodríguez.

Una de las preguntas que con más frecuencia se hace en los círculos políticos del estado, es por qué el PVEM continúa con representación en el gabinete estatal, considerando que este instituto político inclinó su balanza en apoyo a Andrés Manuel López Obrador para que éste alcanzara la presidencia de la República en 2018. Le apoyó a él como seguramente también lo hizo con los abanderados que conformaron la alianza encabezada por el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) para alcanzar mayoría en las dos Cámaras del Congreso de la Unión.

A esa pregunta le conocemos ya su respuesta. En una entrevista concedida al diario El Universal, publicada el pasado 2 de octubre, el coordinador de la bancada verde en el Senado, Manuel Velasco Coello, afirmó que su respaldo en el Congreso no es para Morena, sino para Andrés Manuel López Obrador, con el propósito de que el amigo de su abuelo, el actual presidente de la República, pueda concretar su proyecto de Nación.

En esa entrevista el ex gobernador de Chiapas adelantó una posibilidad: que en 2021 puedan construir una alianza con Morena, o bien opten por ir en alianzas regionales con otros partidos o solos.

Esa es la respuesta por la que Marco Antonio Mena no ha prescindido del PVEM en el gabinete estatal. Es decir, existe la posibilidad de que el PRI se alíe con el Verde en 2021 para, en conjunto con otras fuerzas políticas, puedan hacer lo que hasta hoy se observa como una misión imposible: ganar a Morena en 2021.

La posibilidad de tal alianza es poca pero es una posibilidad. En la realidad, el PVEM puede traicionar a sus actuales aliados, como lo ha hecho en otras ocasiones con diferentes actores, con otros partidos políticos y en diversos procesos electorales. Parece, sin embargo, que el gobernador Marco Antonio Mena se ha aferrado a esa posibilidad.

En 2021, año de las elecciones se verá si su apuesta y trabajo político resultan exitosos o si fracasa en el intento. Primero para que el Verde apoye al PRI y, segundo, para ver si la alianza futura que se teje desde el poder, fructifica.  Como dice el dicho: no se pierde nada con intentarlo.

error: Linea de Contraste