SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ - Linea de Contraste

SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ

Aspirantes, el factor edad

En pocos hay duda de que el senador Joel Molina Ramírez busca la candidatura al gobierno del estado por el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). También, en consecuencia, existen pocas dudas de que el ex dirigente estatal de este instituto político forma parte de uno de los dos grupos que se la disputan.

Este último grupo está encabezado por el ex gobernador José Antonio Álvarez Lima, quien, sin embargo, desde que asumió la dirección del Canal 11 ha dejado los reflectores precisamente a quien fue un fiel colaborador suyo cuando fue gobernador de 1993 a 1999.

En los medios, Molina Ramírez ha sido extremadamente cuidadoso en expresar de manera explícita sus intenciones políticas de participar como candidato a gobernador en 2021. Lo hace con los suyos, en círculos muy cerrados, pero no ante los medios de comunicación.

No emitir explícitamente sus aspiraciones, sin embargo, no ha impedido el golpeteo en su contra, proveniente éste del grupo político que también busca la candidatura al gobierno del estado y que encabeza la delegada federal Lorena Cuéllar Cisneros. Ese golpeteo ha evidenciado, por si hiciera falta, quiénes son las dos figuras más sobresalientes que hasta ahora buscan tal candidatura.

A razón de los golpes mediáticos y políticos que ha recibido por parte de sus contrarios, en la última semana de septiembre el senador acusó una serie de ataques en su contra, pero no identificó a sus detractores, a quienes llamó “anónimos”. Lo que sí expresó, en medio de su enfado, fue que los ataques se han generado “porque les preocupo, tienen miedo y temor del trabajo político que vengo haciendo”.

En ese sentido, es válida la siguiente pregunta: ¿así o más claras sus intenciones de estar en la boleta en 2021? Sea sí o sea no la respuesta, lo cierto es que hay quienes ven a Joel Molina, de cara a 2021, sólo como un distractor mediático para que, en su momento, surja otra figura política que le dispute la candidatura a Lorena Cuéllar. El argumento que se utiliza es el de su edad.

Molina Ramírez es el que tiene la mayor edad de quienes aspiran a la candidatura de gobernador, con 76 años, por lo que si su aspiración de ser candidato se concretara en 2021, tendría casi 80 años de edad, con lo que ello representa. Primero para hacer campaña y después para gobernar. Y es que para hacerlo -no es un secreto-, un gobernante recibe presiones de todo tipo que hay que enfrentar, además de la intensa actividad, inherente al cargo, que debe tener.

En diciembre de 2013, a la edad de 60 años, Andrés Manuel López Obrador fue internado en el hospital Médica Sur de la Ciudad de México después de sufrir un infarto al miocardio. La información dada a conocer en aquella ocasión por personal médico, fue que el dos veces ex candidato presidencial fue sometido a una operación coronaria. Lo que sucedió después, lo sabemos todos.

El miércoles de la semana pasada, el equipo del senador Bernie Sanders informó que el aspirante presidencial demócrata se sometió a un procedimiento cardiaco por una arteria bloqueada y canceló eventos y apariciones «hasta nuevo aviso». Más tarde, Sanders informó, a través de su perfil de Twitter, que se «sentía bien y se encontraba en buenas condiciones”.

El último gobernador con más edad al asumir el cargo fue Mariano González Zarur con 61 años y 9 meses, seguido de Emilio Sánchez Piedras con 59 años y 2 meses. El promedio de edad de los últimos ocho gobernantes, incluido el actual mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez, es de 50 años y 2 meses de edad.

Las edades a las que asumirían el cargo de gobernador, quienes hoy se mencionan como aspirantes a la candidatura, son: Lorena Cuéllar 59 años y 6 meses; Florentino Domínguez 58 años y 10 meses; Noé Rodríguez Roldán 56 años y 10 meses; Anabel Ávalos Zempoalteca 56 años y 5 meses; Minerva Hernández 51 años y 11 meses; Adriana Dávila 50 años y 8 meses; Ana Lilia Rivera 48 años y 6 meses; y Juan Carlos Sánchez García 47 años y 9 meses.

En pleno siglo XXI, en que las dificultades de gobernabilidad son evidentes, en que existe una alta competencia de los gobernantes por atraer inversiones y que las exigencias de los gobernados por atender sus necesidades son cosa de todos los días, es bueno tener estas referencias. Usted tome sus conclusiones, pero hágase la siguiente pregunta: ¿buscará o no Joel Molina la candidatura a gobernador? Sólo él y su equipo saben la respuesta.

error: Linea de Contraste