SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ - Linea de Contraste

SIN LÍNEA Por HORACIO GONZÁLEZ

Álvarez Lima

No son sólo analistas y opositores quienes no coinciden con la forma de gobernar de Andrés Manuel López Obrador. También los hay entre integrantes de la denominada Cuarta Transformación, muchos de los cuales laboran en el gobierno federal. Uno de ellos es el ex gobernador José Antonio Álvarez Lima, actual director de Canal Once.

Al ex mandatario se le menciona como cabeza de uno de los dos grupos principales dentro del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), contra peso del que es cabeza la delegada federal Lorena Cuéllar Cisneros, pero su influencia local no le alcanza siquiera para tomar decisiones en el canal de televisión propiedad del Instituto Politécnico Nacional. Quien ahí toma las decisiones es el vocero presidencial Jesús Ramírez Cuevas.

Ha sido Ramírez Cuevas el que ordenó los despidos que hicieron escándalo hace apenas unos meses en la capital del país. Pero ha sido también responsable de la inclusión de algunos nuevos programas que ya forman parte de la barra del canal, lo que incluye a los conductores. Al senador con licencia José Antonio Álvarez Lima no se le ha permitido tomar decisiones propias, y seguramente no lo hará. A sus 85 años de edad, el ex gobernador está más allá del bien que del mal, tal vez sea por eso que se ha conformado con solo ser la cara de Canal Once, sin muchas veces saber qué pasa ahí.

Por eso mismo, haber dejado el Senado de la República fue, tal vez, lo peor que le pudo pasar. Su influencia política en el estado ha disminuido, no se sabe si al mismo grado que su ausencia en el escenario, pero al menos mediáticamente Álvarez Lima ha desaparecido. Tras la obtención de la senaduría de primera minoría, fue una voz importante que aparecía continuamente en entrevistas con temas relevantes, que incluía una publicación semanal en El Sol de Tlaxcala a través de un artículo de opinión. En algunos temas marcó agenda.

Sin embargo, pareciera ahora que ha dejado la estafeta a quien fue su suplente en la fórmula de la Senaduría, Joel Molina Ramírez. El problema que éste tiene, se ha comentado en este espacio, es la edad. El ex dirigente estatal de Morena en Tlaxcala es una de las figuras más mencionadas para la candidatura al gobierno del estado en 2021, pero no ha consolidado su presencia como él hubiese querido a pesar de las intenciones en contrario.

Eso mismo ha ocasionado que dentro de este grupo político resalte la figura de la senadora Ana Lilia Rivera, quien no rehúye el reto, pero le falta trayecto político por recorrer para gobernar al estado. A excepción de los dos senadores, no hay más figuras que sobresalgan en el grupo que encabeza Álvarez Lima.

Falta más de un año para que en Morena se decida el nombre de quien encabezará la candidatura al gobierno estatal. Por eso mismo el trabajo que ambos realizan para alcanzarla coincide en evitar que Lorena Cuéllar se haga de las asambleas distritales, que son preámbulo de la renovación de la dirigencia estatal.

Este espacio es coincidente con quienes opinan que la candidatura se definirá en Los Pinos, donde López Obrador decidirá con pocas -o tal vez ninguna- opiniones de por medio. Una de las voces que podría ser escuchada es la de Álvarez Lima, pero con el antecedente de Canal Once de por medio, en el sentido de que no es él quien ahí toma las decisiones, lo más probable es que pase desapercibido. Y no se ve observa que el ex gobernador haga intentos por recuperar influencia, acaso porque desde hace meses decidió tirar la toalla.

error: Linea de Contraste