SOCIOLOGIZANDO Por CLAUDIO CIRIO ROMERO - Linea de Contraste

SOCIOLOGIZANDO Por CLAUDIO CIRIO ROMERO

Elecciones en la 4T

La cuestión electoral es, considero, uno de los aspectos que en nuestra incipiente democracia debe evolucionar radicalmente en este proceso político que desde la presidencia de la república se ha llamado #CuartaTransformación de la vida pública de México.

Proceso que pocos ven de esa manera y se quedan en la idea, tonta porque hasta se llega a utilizar de forma despectiva por los detractores, de que es el slogan del actual gobierno federal.  Y ello porque, por un lado, no se acepta el cambio de paradigma de que lo político, es decir lo público, no es exclusivo ya de los políticos; y por el otro porque nuestra ciudadanía de baja intensidad aún no se fortalece lo suficiente como para entender que la participación política va más allá del ejercicio del voto.

Y precisamente es en este transcurso de cambios, que la forma en que se organizan, administran y sancionan los procesos electorales en nuestro país debe revisarse.  En palabras llanas, debe haber una #ReformaElectoral profunda.  Reforma que busque, de acuerdo con la coyuntura favorable en el poder legislativo a las fuerzas progresistas, a la vez de dejar de derrochar dinero, hacer eficientes dichos procesos electorales y transparentar centralmente los resultados electorales.

Varios aspectos al respecto se ventilan ya en la opinión pública.

Disminuir el número de legisladores en el Congreso de la unión, disminuir el financiamiento a los partidos políticos, automatizar la recepción de los votos el día de la jornada electoral, principalmente con el uso de #UrnasElectrónicas o digitales y depurar los organismos electorales.

Todos ellos y otros más indudablemente generan polémica, precisamente porque el cambio de paradigma en la materia, consiste en pensar que hay formas más eficientes y menos costosas, presupuestalmente hablando, de realizar nuestras elecciones. Así pues el debate está abierto y es necesario

Saldrán indudablemente, por mencionar un ejemplo de rápido, aspectos que a muchos mercadólogos de lo electoral no les gustará.  Por ejemplo límites a la propaganda partidista o de los candidatos que vayan menos a pensar en el elector como un #Cliente, y más como en #Ciudadano, es decir una persona que tiene derecho a tener derechos.  Entre ellos, permítanme resaltarlo, el derecho a la privacidad.  El respeto a los datos personales que hasta ahora, sobre todo desde los gobiernos y los propios partidos políticos, se violenta terriblemente con llamadas telefónicas o correspondencia personalizada a los domicilios.

Igual en tal sentido no gustará a muchos funcionarios del #Ine o de los llamados #Ople en las entidades federativas, o a analistas ortodoxos, la idea de crear un sólo organismo electoral que se encargue tanto de los procesos electorales locales como federales.  Principalmente porque de manera mecánica se piensa en que los segundos tendrían que desaparecer.  ¿Por qué no pensar en que el que podría desaparecer sería el ine, o en todo caso en que pudiera haber un proceso de fusión gradual de ambas instituciones en la búsqueda de una instancia federalizada con  funciones básicas, como el padrón electoral, administrativamente centralizadas?

Hemos dicho y demostrado en ponencias para encuentros académicos que en la estructura del ine hay instancias, como los Consejos Distritales, que ni organizativa o políticamente hablando son necesarios.  Es evidente para cualquiera que haya estado en un proceso electoral en esos espacios que las sesiones de dichos consejos poquísimo, por no decir nada, deciden que sirva o incida.  Y sin exagerar, ocurre lo mismo con diferentes grados, en el Consejo General del ine, los Consejos Generales de los Ople y sus Consejos Distritales y Municipales respectivos.

El diputado Pablo Gómez sabe de lo que habla cuando en su más reciente artículo y en las discusiones en la llamada cámara baja pone el tema a la discusión.  Hay que recordar que ha sido representante de partido en el Consejo General de lo que ahora es el ine, no hace aspaviento al decir, permítanme terminar esta sociologización con esta cita, que: “En muchos otros países las autoridades electorales son exclusivamente técnicas, son discretas, no hacen o admiten debates y se encuentran sujetas a confiables controles jurisdiccionales. Los partidos pueden negociar lo que quieran y llegar a acuerdos, pero la autoridad es quien aplica las normas y da cuenta de sus actos, sin discursos ni mentiras.“

 e- mail: ccirior@yahoo.com.mx

twiter: @ccirior

error: Linea de Contraste