Resumen

UN MÉXICO SIN RUMBO Por JUAN RAMÓN NAVA

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Hace apenas un par de días, en mi cuenta personal de Facebook escribí, “Me siento triste…México no tiene rumbo…y mucha de su gente igual…a dónde vamos???…tal cual, y no faltó quien me llamara cursi, pero al final de todo, como cualquier otra persona, tengo emociones y sentimientos, pero mi tristeza no es esas que se sienten por perder algo o a alguien, no, es de esas provocadas por mirar con impotencia los abismales contrastes en que la sociedad vive el día a día. Me explico.

La ambición por llegar al poder de la gran mayoría de los dirigentes partidistas ha hecho que en México, muchas personas estén asqueadas de la forma en cómo se están conduciendo, pues hoy, lo mismo da postular a un actor de cine, a un stripper que a ex futbolistas o gente que ni siquiera tiene la más remota idea de lo que significa ser un verdadero representante popular.

Y hasta cierto punto, esas posibles postulaciones no solo causan hilaridad, sino que también obligan a reflexionar hacia dónde México se está encaminando, de hecho, el saber que un Sergio Mayer o un Eduardo Capetillo pudieran ser representantes de un sector de mexicanos, no solo es motivo de risa o reflexión, también lastima, porque pareciera que el elector es mercancía a la cual se le puede acomodar donde los partidos crean conveniente.

Saber que el strepper Sergio Mayer quiere ser diputado federal por MORENA en el distrito VI de la CDMX, que Eduardo Capetillo, actor y cantante irá de manera independiente por la alcaldía de Ocoyoacac, en el Estado de México, que la interprete oaxaqueña Susa Harp es la virtual candidata de MORENA al Senado, que María Rojo intentará, también por MORENA, ser delegada en Coyoacán, que los ex porteros Pablo Larios y Adolfo Ríos, quieren ser ediles de Zacatepec, estado de Morelos y Querétaro, apoyados por Movimiento Ciudadano y Encuentro Social, respectivamente, o que el ex futbolista Francisco Javier “El Abuelo” Cruz, también irá, con el respaldo del Encuentro Social, por la alcaldía de Monterrey, estado de Nuevo León.

Quisiera saber en qué piensan quienes dirigen los destinos de esos partidos, que ¿acaso no es suficiente las patéticas actuaciones que Cuauhtémoc Blanco y Carmen Salinas han tenido en su incursión dentro de la política?, uno como alcalde de Cuernavaca y la otra, como diputada federal por el PRI. Del primero solo basta recordar el agradecimiento que le hizo al “Benemérito” de las Américas, Benito Juárez por haber asistido a la inauguración de una escuela, y a la segunda, por sus constantes desbarres, justificándose que solo curso la primaria.

Acaso ¿no es suficiente ya el denigrante espectáculo que se vive en algunos congresos o en algunas alcaldías del país? Sin embargo, en esta diversidad de zoológico político, pareciera que eso es lo que menos importa, lo realmente importante para estos señores y sus dirigentes, es el poder, es decir, acceder al poder por el poder mismo.

Alguno de ellos sabrán lo que es el hambre, lo que es partirse el alma diariamente en busca del sustento, lo dudo mucho, lo cierto es que en esta jungla político-electoral, lo que realmente importa, es acceder a recursos que les permiten llevar una vida de lujos, comer y beber de lo mejor, y todo con cargo al erario, porque al final, quienes los mantienen, son los contribuyentes con el pago de sus impuestos, pero insisto, eso es algo que poco le importa a la clase política.

Hoy, la política ha alcanzado su grado más alto de descaro, los electores son simples clientelas, canicas y vulgares parapetos de los líderes partidistas y políticos más acaudalados, eso indigna y lastima.

¿Por qué el dinero que gastan por millones en busca de saciar su poder no es invertido en otros rubros?, ojalá pudieran voltear su mirada hacia esas madres indígenas que, con sus pequeños hijos, se apostan en las esquinas mendingando un peso, o hacia eso pobres jóvenes que en los cruceros hacen malabares a cambio de unas pocas monedas, o hacia esos ancianos que día a día colocan sus pequeños puestos vendiendo golosinas a precios a veces hasta ridículos.

Y no lo hacen porque su atención está más enfocada en otras trivialidades, en otros menesteres, todas sus reuniones siempre terminan en lujosos restaurantes, degustando costosos cortes de carne, vinos españoles o chilenos, bebidas caras, en donde sus cuentas de consumo son hasta de siete u ocho mil pesos por comida, que ilógico, si eso no es estar mal, ¿cómo podría llamársele entonces?

Pero quizá lo más absurdo y patético sea que estos señores hablan de construir un México más igualitario, más justo, en donde la equidad sea la que campeé entre los mexicanos, ¿a que igualdad se referirán? Eso es rayar en el cinismo absoluto, en la completa ignorancia y una verdadera capacidad para distinguir entre lo positivo y lo negativo.

Para las elecciones federales y locales intermedias aún faltan cinco meses y medio, durante todo ese tiempo, el electorado será quien medite sobre cuál es el rumbo que el país habrá de tomar por los siguientes años, en verdad, es valioso que al momento de emitir su voto, reflexionen en tanta desigualdad, pero sobre todo, si en verdad el votar por estos improvisados de la política los hará merecedores de ser representantes populares.

Resulta vergonzoso que además de un financiamiento público millonario, los partidos todavía se atrevan a hacer de la democracia mexicana un verdadero circo de tres pistas, mientras haya inequidad en el reparto de las riquezas, del poder, y de lo que todo ello significa, la palabra democracia, al menos en México, dejará de tener sentido, y si alguien lo duda, pues que le pregunten a toda esa gente que vive esperanzada con un verdadero cambio.

Ojalá y los medios de comunicación, esos que se dicen los “monstruos del periodismo” dejen de publicar tanta barbaridad en torno a estos personajes, y en verdad eleven la calidad de su información, porque de lo contrario, lejos de contribuir a construir un mejor país, contaminan un proceso comicial que se avecina, lo malo es que como la política, el periodismo poco a poco también se ha ido prostituyendo, por eso al periodista siempre se le tasa con el mismo racero…y eso también lastima.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de representantes populares. Este lunes, por la tarde, los 25 diputados locales arrancarán con su primer periodo ordinario de sesiones correspondiente a sus últimos ocho meses como legisladores, lo menos que se puede esperar de ellos, es que saquen adelante los muchos pendientes que tienen…algo que se ve muy complicado, sobre todo si se toma en consideración que muchos de ellos buscarán reelegirse, mi pregunta para varios de ellos es ¿tendrán cara para pedir nuevamente el voto?