Resumen

ZAVALA Y MORENO VALLE ¿QUÉ SIGUE?

Juan Ramón Nava, en su columna En Corto, habla sobre el poder que Marco Mena ejerció al designar a los candidatos del PRI para las elecciones federales

Apenas hasta hace 10 días, el grupo de seguidores de Margarita Zavala estaba contento con lo observado durante su estadía de la ex Primera Dama a suelo tlaxcalteca, pero lo que ocurrido después, con el acto celebrado en favor del poblano Rafael Moreno Valle, cambio muchos escenarios…y muchos estados de ánimo.

Lo cierto es que quienes se dieron a la tarea de organizar la visita y los pormenores del evento en donde el ex Gobernador de Puebla fustigó no solo a los líderes estatales de su partido, Acción Nacional, sino que, de paso, ya entrado en gastos, arremetió, sin precisar nombres, en contra de sus correligionarias, la Senadora por Tlaxcala, Adriana Dávila y Margarita Zavala, esposa del ex Presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

Pero sin duda quien más contenta estuvo el pasado sábado por el desarrollo del mitin de precampaña del ex Mandatario angelopolitano, fue la ex diputada federal Aurora Aguilar, quien será, desde ya, la némesis de su también correligionario, Ángelo Gutiérrez y acérrima adversaria de Adriana Dávila.

Y es que con paso lento, pero seguro, la ojiverde consolidó lo que ha venido madurando desde hace ya algunos años, apuntalarse como una de las personas más cercanas y de confianza de Rafael Moreno Valle, cosa que, insisto, consiguió el pasado sábado.

De entrada, Aurora Aguilar empezó a delegar responsabilidades, y con el aval del poblano, la ex legisladora determinó designar al ex diputado local, Julio César Álvarez y a los ex ediles de la Magdalena Tlaltelulco y de Nanacamilpa, Miguel Ángel Polvo y Lilia Caritina Olvera, como sus principales operadores políticos en Tlaxcala.

Con esa decisión, quedó demostrado que Julio César Álvarez rompió en definitiva con su ex patrona Adriana Dávila, que Miguel Ángel Polvo siempre ha sido uno de los favoritos de Moreno Vale y que Lilia Caritina Olvera, sigue siendo un principal activo en la zona poniente de Tlaxcala.

El repunte de Margarita Zavala en las últimas encuestas que aún la sitúan abajo, por unos pocos puntos porcentuales, del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, obligaron a Moreno Valle a redefinir su estrategia de campaña, y según me informaron, a partir del pasado sábado, cada entidad que visite el ex Gobernador tendrá una radiografía completa del panismo local, y eso fue justo lo que ocurrió aquí en Tlaxcala, cuando en su discurso, fustigó acremente a los líderes estatales de Acción Nacional.

No conforme con ello, Moreno Valle también arremetió, sin mencionar sus nombres, en contra de Adriana Dávila y de su “amiga” Margarita Zavala, a quienes les recordó que en México no hay presidencias, ni municipales ni de la República que sean plurinominales, eso seguro que caló muy hondo en algunas aspiraciones.

Pero dentro de la algarabía y el júbilo mostrado por Aurora Rodríguez y sus seguidores, hubo otros que mostraron todo lo contrario, y no porque no crean en el proyecto de Moreno Valle, sino porque simple y sencillamente en épocas no muy pasadas, pactaron, políticamente hablando, con la Senadora Adriana Dávila, algo que el equipo de Aurora y Rafael saben perfectamente bien.

Ejemplos, ahí está el caso de la jueza, Claudia Pérez, que lo mismo le levanta la mano a Moreno Valle que a Lorena Cuéllar, que lo mismo busca el apoyo de perredistas que de priístas para concretar sus aspiraciones dentro de la farándula de la política local.

O el del ex alcalde de Huamantla, Alejandro Aguilar, quien a cambio de respaldar a Adriana Dávila, consiguió imponer a su esposa Uri Elena Rivera como aspirante a un escaño local. Lo dicho, a veces el buscar poder o estar de él, obliga a varios a pasar de aspirantes a bufones y saltimbanquis de la política.

Insisto, el despegue de Margarita Zavala sacudió muchas fibras, entre ellas las de Rafael Moreno, lo que lo llevó a éste a redirigir sus discursos hacia otros lares, aquí en Tlaxcala las baterías estarán centradas, me informaron, en dos personas, Adriana Dávila y Ángelo Gutiérrez, no así en la figura del líder local del PAN, Carlos Carreón, quien insiste en apoyar a Ricardo Anaya, hecho que lo llevó supuestamente a romper con su ex patrona.

Y para muestra basta un botón. Supe ayer domingo, que hace algunas semanas, en el restaurante del lujoso Hotel Four Seasons, allá por el rumbo de Reforma, en la CDMX, tuvo lugar una plática entre dos mujeres, una de ellas era Margarita Zavala, en donde el tema de conversación fue Adriana Dávila, quien por cierto no estaba muy lejos del lugar, el sentido de la locución iba que justamente la aspirante presidencial dijo haber perdido la confianza en su otrora amiga, algo que será utilizado en la lucha que se avecina entre los azules.

Lo dicho, los vientos que soplan de cara al 2018 serán más que interesantes. Como dicen los galleros, señores, hagan sus apuestas.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de apuestas. El Gobernador Marco Mena le apuesta a la volatilidad que a últimas fechas han mostrado los mercados económicos a nivel mundial, de ahí la gira que emprendió por el lejano país de China, en donde buscará aprovechar la desconfianza que existe entre los empresarios asiáticos contra Donald Trump y su Gobierno, para atraer inversiones a Tlaxcala, algo similar ocurrirá este lunes en Guerrero, cuando se inauguré el Tianguis Turístico Acapulco 2017. Por el bien de Tlaxcala ojalá y estos proyectos cuajen, pues el tiempo de la administración menista no es su mejor aliado, solo tiene 4 años 8 meses para demostrar de qué está hecha.

 

">