Resumen

ANÁLISIS EN CONTRASTE Por EDGAR SALAZAR MACÍAS

AQUÍ NOS TOCÓ VIVIR

Las decisiones jurídicas no siempre son populares, y a veces tampoco son legales. Vivir en un Estado de Derecho implica estar sujetos al imperio de la ley, esto es, que todo es acto, del gobierno y de los ciudadanos, obedezca a los mandatos legales, garantizando así, por una parte certeza en la forma que el gobierno puede y debe actuar, y respecto a las formas en las que los ciudadanos no se pueden comportar, un quebranto a esos supuestos implica actuar fuera de la ley, y por tal, estar ante la presencia de un acto ilegal.

Dentro de ese marco legal tan amplio, se encuentra el actuar de los jueces. Las decisiones de los jueces no siempre son populares, pero mientras que haya un respaldo legal adecuado, y una justificación para la decisión tomada, hay forma de defender y justificar ese razonamiento. Podemos tomar como ejemplo la despenalización del aborto. Hay razones jurídicas válidas para despenalizar el aborto, aun así, hay grupos sociales que no están de acuerdo con esa medida, porque atenta contra sus creencias, costumbres y mentalidad.

Sin embargo, ¿qué pasa cuando hay sentencias que quizás rayan en la legalidad, pero no terminan de convencer a los gobernados?, como por el ejemplo las sentencias dictadas en contra de los gobernantes, y el caso más reciente, la sentencia dictada en contra del famoso JaviDu. Una sentencia de 9 años de prisión, y con la posibilidad de terminarla en arresto domiciliario, es un insulto, no sólo para los veracruzanos, sino para todo el país.

Ronald Dworkin hablaba de los Casos difíciles, entendiendo aquellos que eran especialmente difíciles de juzgar por los jueces, no sólo por el caso en sí, sino también por las implicaciones que éstos podrían tener. La cantidad de supuestos que confluyen, la trascendencia en el tiempo de los delitos o acciones juzgadas, la cantidad de personas afectadas, las irregularidades en las que incurrió la persona, y un sinfín de cuestiones que deben de tomarse en cuenta cuando se juzga un caso difícil.

Es así que, la justicia también tiene que evolucionar, resulta insuficiente quedarse al margen de las situaciones, porque si algo tiene de novedoso el sistema jurídico actual, es la capacidad que tienen los jueces de razonar, más allá de su pirámide de Kelsen, para aplicar realmente la justicia, todo es cuestión de progreso, evolución y esfuerzo.

TRES PUNTOS

Ixca Cienfuegos, personaje polémico que había sabido vivir en el intrincado mundo de la política, sobreviviendo y trascendiendo, a costa de todo, y en contra de todos, sentenciando todo con un “Qué le vamos a hacer. Aquí nos tocó vivir. En la región más transparente del aire”. Así como esa realidad que se ve reflejada en La Región más transparente, así encontramos una nueva realidad configurándose en torno al cambió de partido en el gobierno, cambio en las relaciones sociales y cambio en la sociedad en general.

Pocos puntos de inflexión han afectado a todos los estratos sociales, como el que se está desarrollando. Encontramos los que hacen votos por la continuidad, aquellos que quieren que haya cambios y continuidad, y aquellos que buscan que exista una ruptura y la creación de algo nuevo. Sin embargo, crear algo nuevo, tal parece que ha significado reciclar gran parte de las cosas viejas, desde prácticas, estructuras, personajes, y acaso más preocupante, mañas.

Los cambios toman tiempo, no son fórmulas mágicas que mejoren todo en cuestión de días, ni siquiera en cuestión de meses o años, y en el caso de México, se trata de un cambio más profundo, se requiere un cambio de mentalidad, cambiar la mentalidad de derrota por una de progreso, y no, no se consigue con un Presidente, se requiere de algo generalizado, que se puede enseñar en las escuelas, que se puede enseñar en las familias, y que no está ligado a la religión, ni a un partido; pero mientras que no se entienda así, como dijera Ixca, qué le vamos a hacer, si aquí nos tocó vivir. Es cuanto.

">