Resumen

ANÁLISIS EN CONTRASTE Por IRAÍS CABRERA BRIZ

MUJER Y DERECHO

Discriminación en el año 2018

Todos los días encontramos casos en los cuales observamos que a una mujer se le remueve de su lugar de trabajo por el simple hecho de ser mujer, se les disminuye el salario o no se les paga igual que a sus pares varones, así mismo presenciamos como directivos de instituciones educativas no les permiten a los alumnos concluir con sus estudios porque ningún alumno a su parecer puede tener opiniones distintas a las de ellos, infantes que no cuentan con un nombre porque los Oficiales de Registros Civiles no los  registran con el apellido materno antes que el del varón, pues para ellos  sólo se puede poner el del varón en primer lugar. Migrantes que no acceden a los servicios de salud y educación por su condición migratoria. Y así podríamos enunciar un sinfín de actos en los cuales evidentemente existe una distinción, exclusión o restricción, es decir discriminación, siendo estas las motivadas por origen étnico, género, edad, discapacidad física o mental, condición social, por padecimientos en la salud, religión, opinión, preferencias sexuales, estado civil, las cuales están explícitamente prohibidas en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 1, párrafo tercero, en relación con el artículo 4.

Empero a pesar de existir esta protección constitucional estas prácticas discriminatorias existen y se han modificado para recibir denominaciones actuales como el Bullying escolar o acoso escolar, mismas que se realizan a través de una acción o una omisión es decir se traduce en un hacer o un no hacer , y en la mayoría de los supuestos acontecen ambas, puesto que un sujeto es que el que realiza esta  práctica discriminatoria, como cuando  un menor de edad  es víctima de violencia física y psicológica por parte de sus compañeros  y las autoridades educativas al ser omisas en su actuar se convierten en responsables de dicha práctica discriminatoria lesiva que atenta contra la dignidad humana y que tiene por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

Por tanto, la discriminación se define de conformidad con el artículo primero, fracción  tercera de la Ley Federal Para Prevenir y Eliminar la Discriminación como: “toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que, por acción u omisión, con intención o sin ella, no sea objetiva, racional ni proporcional y tenga por objeto o resultado obstaculizar, restringir, impedir, menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y libertades, cuando se base en uno o más de los siguientes motivos: el origen étnico o nacional, el color de piel, la cultura, el sexo, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, económica, de salud o jurídica, la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, la lengua, las opiniones, las preferencias sexuales, la identidad o filiación política, el estado civil, la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma, los antecedentes penales o cualquier otro motivo. También se entenderá como discriminación la homofobia, misoginia, cualquier manifestación de xenofobia, segregación racial, antisemitismo, así como la discriminación racial y otras formas conexas de intolerancia”.

 Para evitar estas prácticas discriminatorias el Estado salvaguarda a los más débiles, además de evitar se avalen estas arbitrariedades, por lo que se establecen protecciones en nuestra Carta Magna y en tratados internacionales como en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en las cuales encontramos la Garantía de No Discriminación como defensa, además de una reparación por las consecuencias que ocurrieron a través de una indemnización que debe ser justa. Cobra aplicación por analogía cuyo rubro y texto son los siguientes: NO DISCRIMINACIÓN. CONSECUENCIAS DE LA VIOLACIÓN AL DERECHO HUMANO RELATIVO EN UN PROCESO JURISDICCIONAL, CONFORME AL ARTÍCULO 63 DE LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS. Los actos de discriminación en un proceso jurisdiccional transgreden directamente el derecho fundamental contenido en el artículo 1o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con cuatro posibles consecuencias: i) la declaración de nulidad del acto discriminatorio; ii) la indemnización de los daños causados; iii) la imposición de medidas reparatorias de carácter disuasorio; y, iv) en caso de que la legislación aplicable lo prevea, la aplicación de sanciones penales. Así, por ejemplo, tratándose de la reparación pecuniaria, para que alcance su objetivo de subsanar la violación al derecho humano a la no discriminación, debe ser adecuada, en el sentido de permitir compensar íntegramente los perjuicios y daños efectivamente sufridos a causa del acto discriminatorio, según las normas nacionales aplicables, pues dichas consecuencias tienen plena justificación en el sistema jurídico mexicano, como se advierte del artículo 63 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que dispone que, ante la existencia de una violación a un derecho protegido por ese tratado internacional, debe garantizarse su goce y, si resulta procedente, reparar las consecuencias generadas, así como realizar el pago de un justa indemnización a quien hubiese sufrido la lesión.

En aras de salvaguardarnos ante practicas discriminatorias existen medios de defensa, procedimientos administrativos, acciones, recursos, entre otros, que no sólo buscarán tutelar nuestro derecho a la no discriminación si no que además dejarán las cosas en el estado en que se encontraban al momento de acontecer y buscarán reparar sus efectos, siendo uno de ellos el Amparo, el procedimiento de queja ante el Consejo Nacional para prevenir la discriminación, entre otros.

Sin embargo, lo principal para contrarrestar los efectos de la discriminación lo realizamos cada uno de nosotros en la forma en como nos conducimos con nuestros semejantes, en cómo se educan a los menores de edad y en la actitud que tomamos ante las prácticas discriminatorias puesto que el mayor daño lo hace la indiferencia.

 

 

">