DE CONYUNTURA Por GERARDO SANTILLÁN - Linea de Contraste

DE CONYUNTURA Por GERARDO SANTILLÁN

Movimiento sindical y Covid 19

En vísperas de que el plantón y paro de labores de miembros de la Sección 27 de Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) pueda llegar a su fin, poco ha importado, o si acaso lo tomó en cuenta en algún momento, al movimiento sindicalista tradicional la emergencia mundial por el Covid 19, mejor conocido como coronavirus.

Hasta las 11 de la noche del martes, cuando se escribía esta columna, dirigentes sindicales encabezados por la Secretaría General, Blanca Águila Lima, y representantes del Ejecutivo estatal, se mantenían reunidos en Palacio de Gobierno para tratar de destrabar el conflicto.

Todo indicaba que Guadalupe Zamora Rodríguez no iba a ser removida como Directora Administrativa de la SESA Tlaxcala, pero que se buscarían otras opciones para satisfacer las demandas del sindicato.

A esto, algunas elucubraciones… luego regresamos al tema del coronavirus.

Que la verdadera intención del SNTSA 27 por tirar a la funcionaria, sería porque ante las nuevas reglas concentradoras de la administración federal con la puesta en marcha del INSABI, ese sindicato quedó fuera, entre otras cosas, de tener injerencia en licitaciones, adquisiciones y plazas laborales. Entonces los sindicalistas, por no decir a su lideresa, se sintieron agraviados por aparentemente ser hechos a un lado.

Que otros funcionarios de alto nivel del Gobierno del Estado, los de poder de decisión y dinero, también tendrían algunos “negocios” en las compras y licitaciones en la Secretaría de Salud, que requiere de millones de pesos en insumos y medicamentos, entonces deberían poner las cosas en orden antes de que la Federación asuma la administración. Para ello, necesitarían a la funcionaria de confianza.

Que no hubo un desabasto de insumo “grave” en hospitales y centros de salud, sino que habría sido el pretexto para soportar el movimiento, aunque tampoco el sistema de salud estatal es de lo mejor que hay, aunque los esfuerzos que se hacen son loables de todos sus componentes humanos.

En tanto se hayan arreglado las partes conflictuadas o no, regresamos al tema del coronavirus. Al movimiento sindical tradicional ni siquiera la pasó por la cabeza esa emergencia, habida cuenta de que en México, tanto la propia SESA federal como los Estados, sus autoridades se han dicho listas para una eventual epidemia por ese mal y muestran una confianza hasta cierto punto peligrosa

Mientras tanto, los que sufren las consecuencias son las personas de a pie que requieren de los servicios de salud básicos, así como aquellos trabajadores por contrato que son obligados a trabajar horas extras o aquellos que, sin deberla ni temerla, son obligados a hacer guardias en los plantones.

@santillanazo

 

error: Linea de Contraste